Silencio, se apaga la luz, despierta Salamanca; así es de noche...

(Foto: De la Peña)
Ver album

Los últimos rayos de luz natural dan paso a un escenario nocturno en Salamanca, que convierte su casco histórico, Patrimonio de la Humanidad, en un escenario donde perderse... de noche.

Se apaga el sol y se enciende la luna. A partir de ese momento, la ciudad de Salamanca recobra un nuevo sentido, animada por una luz artificial que ilumina cada uno de los rincones de un casco histórico Patrimonio de la Humanidad.

 

Sí, la noche salmantina no solo significa trasnochar y divertirse con los placeres 'más carnales', no. También hay una Salamanca nocturna que merece la pena apreciar, disfrutar y beber hasta emborracharse.

 

Quizá sobren las palabras, sí, es mejor dar paso a eso que muchos usan y que da la razón una y otra vez. Una imagen vale más que mil... pasen y disfruten de una ciudad en un mometo diferente. Cuando cae la luna.

 

(Fotos: Pablo de la Peña)