Sigue la crisis de 'Mis Pollitos': problemas de horarios y material en la guardería de Castellanos de Moriscos

Grupos Mis Pollitos y el Colegio Montessori firman un acuerdo de colaboración

Un grupo de 50 padres del municipio denuncia el incumplimiento de los horarios en la guardería pese a tener el servicio contratado, además de la falta de material para sus hijos.

La crisis del grupo Mis Pollitos parece no tener fin. Desde la presunta implicación de la propietaria de este grupo empresarial, la salmantina Carmen Pazos, en la operación Lezo, los diferentes centros educativos no han hecho otra cosa que cerrar e los diferentes puntos de la geografía nacional.


Al cierre de la guardería de Villares de la Reina y Carbajosa de la Sagrada, también hay que sumar la renuncia de la empresa a la adjudicación de la Junta y a otra que ha dicho adiós en Barcelona.

 

Ahora le toca el turno a otra guardería, de nuevo en situación límite, en Castellanos de Moriscos, localidad en la que un grupi de 50 padres ha mostrado sum malestar con el siguiente comunicado:

 

"Unas 50 familias del municipio de Castellanos de Moriscos han tomado la iniciativa en redes sociales y en reuniones con representantes políticos para mostrar su preocupación por el futuro incierto de la guardería que la empresa Mis Pollitos tiene en la localidad salmantina.

 

Además de la atención de Educación Infantil de cero a tres años, este mismo centro privado, que cuenta con 36.000 euros anuales como apoyo económico del Ayuntamiento a cambio de reducir precios a los menores empadronados, también se encarga de los servicios de Madrugadores y Comedor de los niños que acuden al colegio público de Castellanos.

 

En cuanto a la demanda de los padres, han lamentado la falta de material para los niños, así como problemas en horarios. En este último aspecto, han puesto como ejemplo que la guardería cerró en la tarde del viernes 9 de febrero sin solución alternativa, a pesar de que hay niños con el servicio contratado, o la decisión de abrir una hora más tarde, a las 8.00 horas, en lugar de las 07.00, un cambio del que se avisó menos de 24 horas antes.

 

La situación de los empleados frecuentemente sin cotizar y, en ocasiones, sin contrato de sustitución, como ya ha puesto de relieve UGT, y la falta de material en las aulas, como han señalado los padres afectados, han llevado a las familias a reunirse y a pedir explicaciones. Ya el pasado 9 de febrero, un grupo de padres afectados se reunió en el Restaurante Castellanos para tratar el asunto, además de poner sobre la mesa distintas posibles medidas para garantizar la continuidad de la atención a los menores y de resaltar que si el centro hasta el momento está funcionando es por el “esfuerzo” de las trabajadoras.

 

A esa reunión acudieron distintos representantes de partidos políticos en el Consistorio y, en ese mismo día, el alcalde del municipio, Ángel Molina, remitió una carta para señalar que el equipo de Gobierno también estaba analizando la situación. Asimismo, los padres han acudido este viernes a un nuevo encuentro, en esta ocasión con el regidor municipal para mostrar su inquietud, dar salida a las dificultades con las que se están encontrado las familias y buscar una solución entre todos".

Noticias relacionadas