Siega Verde impulsa un plan de turismo cultural para toda la zona

Pautas. La Unesco marca las recomendaciones que hay que seguir. Anuncio. Salgueiro confirma una exposición itinerante. Ingresos. Es el entorno el que debe invertir para potenciar el yacimiento
DAVID RODRÍGUEZ / MONDRIÁN

Sin duda, no ha sido nada sencillo que el yacimiento arqueológico de Siega Verde fuera catalogado el domingo, en Brasilia (Brasil), como Patrimonio Mundial de la Humanidad por parte de la Unesco. Pero si este proceso ha sido difícil, ahora se inicia un reto más complicado: mantener esa categoría, un esfuerzo en el que debe involucrarse toda la sociedad. Para empezar, la Unesco, a la vez que inscribía a Siega Verde en la lista de lugares Patrimonio de la Humanidad, realizaba una serie de recomendaciones vitales para mantener la catalogación.

En primer lugar, se anima a España y Portugal para que continúen los esfuerzos para la coordinación de la protección y la gestión en el enclave de Foz Côa y Siega Verde, además de realizar actividades de promoción. La Unesco pide que se garantice la plena y pronta aplicación del acuerdo que el pasado mes de diciembre firmaron los municipios de la zona de Siega Verde para prohibir el desarrollo de construcciones en la colina que domina el yacimiento. Para ello, deben ser designadas como zonas de protección especial, ya que si allí se construye, tendrá graves efectos de impacto visual sobre Siega Verde.

Otra de las recomendaciones pasa por desarrollar una estrategia de turismo cultural integral en Siega Verde, de la que se debe informar de forma permanente al Centro de Patrimonio Mundial. La intención es crear centros de interpretación cultural en municipios de la zona, y que se realicen exposiciones sobre el yacimiento. Asimismo, se deben evaluar todas las consecuencias que pudieran tener futuras ampliaciones del centro de visitantes y su zona de aparcamiento. Por último, se deberá informar al Comité de Patrimonio Mundial de los avances realizados en la eliminación de las estaciones de medición e infraestructuras, tal y como marca la Convención de París. Y es que a partir de ahora Siega Verde deberá ser gestionado según los convenios y cartas internacionales de la Unesco.

Para toda la sociedad mirobrigense ha supuesto una alegría esta denominación, especialmente por el componente turístico que puede llevar asociado. Sin embargo, como recuerdan desde Adecocir, que gestiona el Aula Arqueológica de Siega Verde, la cifra de visitantes puede aumentar, pero siguiendo una lógica sostenible. Y es que el yacimiento tiene una capacidad muy limitada, para visitas de grupos de sólo 10-15 personas a la vez. Además, a diferencia de la creencia más extendida, Siega Verde apenas recibirá ingresos por haber conseguido la declaración de la Unesco. Es el propio entorno quién debe invertir para potenciar el yacimiento y que no pierda esa condición. Como señaló en el día de ayer a este diario Juan Carlos Sánchez, secretario de la Fundación Ciudad Rodrigo 2006, “hay que hacer un esfuerzo de conservación y puesta en marcha para situar en el mapa a nuestra comarca, que tiene un gran reto por delante”. Si el proceso se hace bien, llegará también el dinero, en forma de turismo. Así lo manifestaba ayer la consejera de Cultura y Turismo de la Junta, María José Salgueiro. En declaraciones a Ical, Salgueiro considera que generará una “repercusión económica” clara en la zona, y que los expertos consideran que un turismo patrimonio mundial tiene una repercusión superior en número de puestos de trabajo que sectores como la automoción, por la cantidad de empleos directos que genera. Para empezar, avanzó que la Junta organizará una exposición itinerante por la Comunidad sobre Siega Verde.

La consejera también reseñó que el reconocimiento ha sido posible gracias al buen trabajo conjunto con las autoridades portuguesas. En octubre del año pasado, el Instituto de Gestión del Patrimonio Arquitectónico y Arqueológico de Portugal (Igespar), responsable del Vale do Côa, firmó un protocolo de colaboración con la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta. Recientemente, en junio se acordó por ambas partes el crear un órgano de coordinación estable y permanente de ambos yacimientos, para una gestión cultural y promoción comunes. E incluso se está hablando de crear un parque cultural transfronterizo con los dos yacimientos como protagonistas.