"Si soy alcalde todas las empresas serán tratadas igual: se va a acabar lo del Corona Sol"
Cyl dots mini

"Si soy alcalde todas las empresas serán tratadas igual: se va a acabar lo del Corona Sol"

Gabriel Risco asegura que  "el Ayuntamiento de Salamanca no es de la gente, no es de la ciudadanía, y eso hay que recuperarlo".

Gabriel Risco, candidato de Ganemos a la alcaldía de Salamanca.
Ver album

Gabriel Risco será el candidato de Ganemos a la alcaldía de Salamanca el próximo 26 de mayo. Tras las primarias internas, el concejal liderará a la agrupación de electores y será el número '1' de la lista conjunta con Podemos, una fórmula que incluye al partido 'morado', pero que mantiene la esencia del proyecto de Ganemos. Risco augura mucho trabajo para conseguir el objetivo primordial: el cambio en el Ayuntamiento de Salamanca.

 

Gabriel Risco sabe bien dónde se ha metido...

Sí, bastante, llevo ya cuatro años en el Ayuntamiento. Hemos hecho un buen trabajo el grupo municipal y todas las personas que apoyan al grupo municipal, y ahora el objetivo es ir más allá. Hemos contruido una candidatura, que nos ha costado esfuerzo, plural, integradora y en la que estamos todas las personas y colectivos que venimos de 2015.

 

El objetivo es ganar el Ayuntamiento, conseguir mayoría para, por fin, después de 24 años hacer políticas distintas en Salamanca para conseguir oportunidades y, una cosa muy importante, terminar con una cosa: los privilegios y los amiguismos del PP en la ciudad. Con eso hay que acabar, y eso estamos convencidos que va a venir de la mano de Ganemos Salamanca.

 

Nos debemos felicitar por haberlo conseguido porque es la única capital de Castilla y León que se ha conseguido, y pocas a nivel estatal. Puede haber sensación de que mantenemos alguna diferencia sobre los acuerdos finales, pero no lo creo

 

Este tipo de procesos internos siempre tensan las estructuras. ¿Ha notado usted tensión?

No, yo creo que no ha llegado a tensión. Ha habido algunas diferencias en la forma de entender como podíamos llegar finalmente al acuerdo con la nueva coalición ciudadana y con la candidatura. Desde el verano he mantenido una posición: a toda costa había que lograr que solo hubiera una candidatura en Salamanca. Nos debemos felicitar por haberlo conseguido porque es la única capital de Castilla y León que se ha conseguido, y pocas a nivel estatal. Puede haber sensación de que mantenemos alguna diferencia sobre los acuerdos finales, pero no lo creo. En las primarias hemos entendido, tanto Virginia Carrera como yo y las demás personas que han participado, que era fundamental para Ganemos hacer primarias abiertas a la ciudadanía, que es la mejor manera hoy de ordenar los puestos de una candidatura. Incita a la participación y nos posibilita llegar a más gente. Y lo más importante es que una vez terminadas las primarias hay que pasar página. Nos mantenemos en las mismas lealtades, que son al proyecto, y juntarnos más si cabe.

 

Virginia Carrera está claro que tiene su sitio en la candidatura, por supuesto que cuento con ella

 

¿Cuenta con Virginia Carrera?

Por supuesto. No yo, el proyecto. Virginia Carrera está claro que tiene su sitio en la candidatura, por supuesto que cuento con ella. Hemos trabajado juntos durante cuatro años, tiene muchos valores y ha aportado mucho estos cuatro años, y lo va a seguir haciendo, por supuesto. No hay ninguna división en Ganemos por el hecho de que en las primarias yo haya ganado la votación y encabece la candidatura y el que no gana se haya tenido que ir al tercer puesto. Nuestro funcionamiento será muy colectivo, como hasta ahora, Virginia seguirá teniendo gran protagonismo. Tenemos que seguir contando con ella.

 

Esto sigue siendo Ganemos Salamanca, más que Ganemos Salamanca

 

El tema de la marca. ¿La nueva fórmula respeta las ideas, proyecto y funcionamiento de Ganemos?

Esto sigue siendo Ganemos Salamanca, más que Ganemos Salamanca. Nos presentamos con la fórmula de coaliación electoral porque pensamos en rentabilizar los votos para la Diputación provincial, como agrupación de electores solo sumamos la ciudad, si vamos como coaliación sumamos el alfoz. Ganemos añade el concepto de movimiento ciudadano. El funcionamiento será esencialmente el mismo, pero con el protagonismo ya definido para las formaciones que forman parte del proyecto. Por ejemplo, decisiones como a quién se apoya para elegir alcalde.

 

 

Ahora viene la elaboración del programa.

Este fue uno de los primeros acuerdos que adoptamos en la nueva coaliación. Igual que en 2015, será un programa participativo, a partir de tres pilares. Partiríamos del programa electoral original, sumaríamos las propuestas de estos cuatro años en el ayuntamiento y la diputación, producto del plenario, del movimiento Ganemos y de asociaciones. Y un proceso participativo con aportaciones de grupos de trabajo. Con esas tres patas haremos el nuevo programa electoral.

 

Tiempo habrá de hablar de proyectos, pero ¿lo central es el cambio?

El cambio es el gran proyecto, el gran objetivo al que nos vamos a dedicar: lograr el cambio en la ciudad de Salamanca después de 24 años no solo de corruptelas, de despilfarro, de desigualdad, de una forma de gobernar que no tiene que ver con la democracia, sino con el miedo y el clientelismo. Ese cambio, que llegará de la mano de Ganemos, debe crear oportunidades de futuro de forma real en Salamanca. Después de 24 años hay menos población, 10.000 personas menos, las propuestas sobre creación de oportunidades serán clave.

 

La organización municipal está pervertida y, después de 24 años, puesta al servicio del PP y de sus intereses partidistas y particulares. Férreamente controlada por el concejal delegado de régimen interior

 

Un Ayuntamiento de Salamanca con Gabriel Risco de alcalde, ¿en qué cambiaría?

Cambiaría, sí, claro. La organización municipal está pervertida y, después de 24 años, puesta al servicio del PP y de sus intereses partidistas y particulares. Férreamente controlada por el concejal delegado de régimen interior, de tal manera que ha creado una estructura de puestos de libre designación. A toda aquella persona, empleado o empleada pública, que se resiste le manda al rincón. Y eso hay que cambiarlo. Tiene que haber una organización municipal pensando solo en la eficacia y los servicios públicos, recuperando la dignidad de los grandes trabajadores municipales que tiene el Ayuntamiento.

 

El Ayuntamiento no es de la gente, no es de la ciudadanía, y eso hay que recuperarlo. Todo está en contra de la ciudadanía como si el ayuntamiento fuera una empresa privada del PP

 

Otra cuestión fundamental. El Ayuntamiento no es de la gente, no es de la ciudadanía, y eso hay que recuperarlo. Todo está en contra de la ciudadanía como si el ayuntamiento fuera una empresa privada del PP. El ayuntamiento es de la ciudadanía y hay que resolverle todos los problemas que afectan a la vida pública. Ese será un gran cambio en el ayuntamiento.

Otra cuestión fundamental que será lo primero a lo que dedicaremos esfuerzo si llego a alcalde será lo siguiente: todas las empresas serán tratadas igual. Se va a acabar esto del Corona Sol, del Corte Inglés, los escándalos de La Aldehuela... eso se va a acabar. Todas las personas tendrán absolutamente garantizado el mismo trato.

 

 

 

 

El Ayuntamiento hoy tiene un comportamiento sospechoso con respecto a las personas, piensa que los ciudadanos le van a engañar. El ayuntamiento tiene que tener capacidad de inspección y dejar claro que se sancionará al que no cumpla, pero en principio confiar en la gente, que se forme una red de confianza entre el ayuntamiento y la ciudadanía. 

 

El presupuesto municipal es la caja común que construimos toda la ciudadanía, y es solidaria  con las personas que peor lo pasan, con los que empiezan un negocio... Pero hay que dar un mensaje: la solidaridad es de ida y de vuelta

 

El PP ha hecho una red de clientelismo en todo el tema de subvenciones, de dar subvenciones para tener a la gente controlada, y el ayuntamiento tiene que dar derechos, la ciudadanía tiene que ejercer esos derechos. Y una cuestión importante, todas las subvenciones o ayudas hay que enmarcarlas en un concepto de solidaridad. El presupuesto municipal es la caja común que construimos toda la ciudadanía, y es solidaria  con las personas que peor lo pasan, con los que empiezan un negocio... Pero hay que dar un mensaje: la solidaridad es de ida y de vuelta. Es importante explicarle a la gente, y la mayoría lo entenderá, no puedes pedir una subvención y luego evadir. Personas en exclusión social: imprescindibles, pero solidaridad de vuelta, escolarización obligatoria. Tenemos responsabilidades con la sociedad. Todo esto tiene que ser una red entre el ayuntamiento y la ciudadanía.

Y ahí la ejemplaridad de los cargos públicos es muy importante, dar ejemplo los que estamos aquí de manera transitoria. ¿Cómo puede ser candidato a alcalde una persona que ha colocado a su mujer en el ayuntamiento? ¿Cuál es el ejemplo que da a la ciudadanía? El ejemplo es que hay que hacer trampas, que hay que tener amigos. El ejemplo que hay que dar es otro. ¿Cómo es posible que siga gobernando la ciudad un partido que tiene a un concejal que va a volver a presentar pillado con la financiación ilegal de una campaña? Esto es lo que cambiaría en la ciudad.