"Si no tienes problemas con la lactancia, bien; pero como haya alguno los sanitarios se quedan sin recursos"

La Organización Mundial de la Salud (OMS), la Asociación Española de Pediatría recomiendan la lactancia materna en exclusiva hasta los seis meses, pero consideran que los bebés deberían estar un mínimo de dos años tomando el pecho. ¿Estos plazos se cumplen? Definitivamente no, nos dice Patricia.

Patricia Blázquez es asesora de maternidad, especializada en lactancia materna, porteo y acompañamiento (Foto: De la Peña)

La Semana Mundial de la Lactancia Materna se celebra en Europa del 1 al 7 de octubre. El momento actual de la lactancia, sin embargo, no está 'para tirar cohetes'. 

 

Momento actual de la lactancia materna "tiene un montón de lagunas", nos asegura Patricia Blázquez, asesora salmantina de maternidad, especializada en lactancia materna, porteo y acompañamiento desde su centro 'Family Balance'.


patricia lactancia family balance

 

"Los profesionales sanitarios están más sensibilizados que antes, sí, pero hay aún un montón de lagunas. Si no tienes problemas, vas bien; pero como tengas alguno, enseguida se quedan sin recursos. Saben lo básico. Si el bebé no coge peso o a la mamá le duele… nada", dice contundente.

 

"El paritorio ha mejorado mucho", concreta Patricia. "Ese primer agarre y el 'piel con piel' está más favorecido, incluso en cesáreas. Y eso es un paso muy importante. Hay matronas más formadas que ayudan también. Pero las mamás lo primero que nos dicen es que en pleno posparto las vuelven locas. No hay consenso en ello. En neonatos por ejemplo, están las cosas solo regular: poca información y encima contradictoria. Se trata de que los padres molesten lo menos posible y sino, ahí está el sacaleches. Y no existe la lactancia a demanda allí", se queja Blázquez.

 

A veces, la experta en lactancia salmantina simplifica mucho las cosas: "Solo se necesita información básica: si hay grietas, hay un mal agarre, por ejemplo", subraya Patricia.

 

patricia blazquez famili balance

 

TRES PROBLEMAS 'TÍPICOS' DE LAS MADRES LACTANTES

 

¿Cuál es el problema más común de las madres que acuden a Patricia Blázquez? "Las grietas, súper típico. Es algo que provocamos de manera involuntaria porque suele ser posicional. Ponemos al bebé como si fuera a tomar un biberón porque no hay cultura de lactancia. Lo mejor sería dejar al bebé agarrarse solo. Es muy doloroso y es comprensible que una mujer con grietas quiera abandonar la lactancia"

 

"El segundo problema, si el bebé no gana el peso que el pediatra estima que debe aumentar. Enseguida se habla de suplementos. Pero de suplementos de leche de fórmula… ¿por qué no de la propia mamá? Hay muchas opciones antes de comprar un bote de leche: hay que ayudar. Lo primero que una mujer debe saber es a manejar su pecho, saber sacarse leche", se queja Patricia.

 

"El tercer problema llega a los 6 meses de lactancia porque los médicos comienzan a meter cereales, puré, fruta… la teta queda de postre, en segundo plano, y se suele ir al garete", dice.

 

¿SE CUMPLEN LOS PLAZOS RECOMENDADOS DE LACTANCIA? 

 

"Algunos pediatras meten comida ya a los 4 meses y muchos a los 5. Los que aguantan a los 6 meses pocos dicen que se vaya despacito. Te recomiendan que la teta sea lo último y, claro, a los bebés ya no les entra leche", dice.

 

patricia blazquez family balance lactancia

 

Lo que es cierto es que en España los números nos indican que "los bebés se destetan de manera voluntaria entre los 6 y los 9 meses. Pero eso no es cierto, es casi obligado. Antes del año es extrañísimo que un bebé de manera voluntaria prescinda del pecho. En la especie humana el destete natural está entre los 2,5 años y los 7", añade la experta salmantina. No olvidemos, recuerda Patricia, que la gente "asocia que cuando salen los dientes, el mamífero ya puede comer. Pero son los definitivos, no los de leche, que su propio nombre lo indica".

 

LACTANCIA PROLONGADA Y MIRADAS DE REPROCHE

 

"Ver a un niño grande mamando se lleva fatal porque el pecho se sigue asociando a un tema sexual. Ven una teta y no van más allá", asegura indignada Patricia Blázquez.

 

"Aguantar que en el parque te miren mal o te digan cosas es muy duro y por eso muchas mamás acaban dejando la teta", reconoce.

 

En Salamanca hay algún caso de lugares donde ponen trabas a la lactancia pública pero son los menos: "En una terraza de la Plaza Mayor han invitado a alguna madre a pasar dentro, en el Conservatorio de Música, en el pabellón Julián Sánchez el Charro..."

 

patricia blazquez lactancia

 

"Las salas de lactancia están fenomenal si hay madres que necesitan intimidad o porque el bebé se despista con los ruidos, pero siempre usadas de manera voluntaria, no por ocultarla porque entonces nunca se va a normalizar la lactancia".

 

"El gran problema" apunta Patricia es que se "equipara la lactancia solo con comer, pero no es lo mismo, conlleva otras muchas cosas: a veces no se mama para comer, sino para tranquilizarse, porque se está aburrido y un largo etcétera".