"Ser hermano de paso es como una droga, todos peleamos por lo mismo"

Los 36 hermanos de paso de Nuestro Padre Jesús de la Pasión realiza sus últimos ensayos antes de la procesión del Viernes Santo. Su capataz, Miguel Ángel Ledesma, se encarga de corregir los posibles errores para preparar un recorrido perfecto.

Si se habla en Salamanca de este paso es inevitable asociarlo con los costaleros que comenzaron esta andadura hace ya 75 años años en la Hermendad Dominicana. Por promesa, 'herencia' o animados por amigos, jóvenes y mayores, a lo largo del tiempo, se unen al grupo para portar cada Viernes Santo a Nuestro Padre Jesús de la Pasión (1 de abril a las 5.00 horas). 

 

Los ensayos han cambiado mucho a lo largo del tiempo, comenta uno de los hermanos y Hermano Mayor hasta el año 2018, José Fernando Iglesias, "ahora el número de mujeres se iguala al de hombres, cosa que antes no pasaba". Estar ahí debajo "hace unión con la gente del paso", se convive, "algo fundamental, hay unión fraternal con la cuadrilla", asegura. Varía el número de ensayos, "hay un mínimo de tres y un máximo de cinco". 

 

 

A ritmo de tambor y corneta mezclando pasos... 'al compás', 'sobre los pies', 'alargar', 'aliviarse', 'revirar'... los 36 hermanos de paso, aprovechan los últimos ensayos previos a la Semana Santa para ultimar detalles, lo hacen en la Iglesia del Arrabal. "Durante la procesión hay dos turnos completos, el primer cambio a la subida de la calle Palominos, se hacen unos tres o cuatro relevos a lo largo del recorrido para poder descansar".

 

Fuera del paso, su capataz, Miguel Ángel Ledesma, es el encargado de realizar las indicaciones necesarias para que el recorrido de cada Viernes Santo sea perfecto, "es un sentimiento que si te llega, te llega, es una droga".  Es complicado estar al mando de la procesión, "cada uno somos de nuestro padre y nuestra madre", pero ese día "todos peleamos por lo mismo", sentencia.

 

Miguel Ángel Ledesma, capataz de Nuestro Padre Jesús de la Pasión (Fotos: Arai Santana)

 

Treinta kilos por cada uno de ellos, 1.000 en total a sus espaldas... "a veces descargamos un poco... Túnica dentro y fuera del relevo, se lleva verdugo. Ir con un capirote es muy dificultoso, es más cómodo lo que utilizamos ya que hay que agacharse y levantarse...vamos para trabajar, no para que nos vean, somos los obreros de la Cofradía, hay que trabajar lo más cómodo posible"

 

Ser capataz conlleva una responsabilidad enorme porque supone ser los ojos de los hermanos y que ellosean sus pies. "Ellos andan como yo y yo veo por ellos. Además, les transmito las órdenes y les apoyo en los cambios", confirma el capataz.

 

 

Desde las 5.00 horas hasta las 11.00 horas, seis horas debajo de Nuestro Padre Jesús de la Pasión. "Nos trasladamos al momento en el que Jesús sufrió su Pasión y saber que lo que estás haciendo es acompañarle en el calvario, cuando estás debajo, solo tratas de imitar lo que a él le pasó y sufrir como él sufrió", ahondan.

 

 

Los hermanos de carga de Nuestro Padre Jesús de la Pasión (Foto: Arai Santana)
Ver album

Comentarios

Di no a las drogas!! 10/04/2019 11:11 #2
Pues de las drogas, y de las sectas, se sale!! Ánimo!!!
hombresaurio 09/04/2019 18:14 #1
"a veces descargamos un poco... Túnica dentro y fuera del relevo, se lleva verdugo. Ir con un capirote es muy dificultoso, es más cómodo lo que utilizamos ya que hay que agacharse y levantarse...vamos para trabajar, no para que nos vean, somos los obreros de la Cofradía, hay que trabajar lo más cómodo posible"... Y LO DICE UN TÍO QUE VA POR FUERA CON TRAJE Y CORBATA Y BIEN PEINAO. CON UN PAR, SÍ SEÑOR.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: