Seis años de prisión para un leonés por pegar una paliza a su novia rompiéndole la nariz y tres dientes

El acusado se dirigía a ella de forma despectiva e intimidatoria al llamarla "gorda" y "Junkie" o al decirle que no valía para nada.en otras ocasiones mientras convivieron.

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) ha ratificado la sentencia impuesta por la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de León que condenó a seis años de cárcel a un leonés que dio una paliza a su pareja y le rompió la nariz y tres dientes.

 

Mientras el acusado se encontraba en prisión provisional por estos hechos, llegó telefonear a la víctima, a la que había insultado y agredido en otras ocasiones mientras convivieron, para que retirara la denuncia, según recoge la sentencia del TSJCyL.

 

De esta forma, la Sala de lo Civil y Penal rechaza el recurso interpuesto por el maltratador y confirma la sentencia impuesta por la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de León que le halló "culpable" de los delitos de lesiones, malos tratos habituales y obstrucción a la Justicia, por lo que le condenó a seis años de prisión y fijó una indemnización de 26.000 euros a favor de la agredida.

 

El acusado, ejecutoriamente condenado en sentencia firme de fecha 1 de marzo de 2016 por un delito de lesiones graves en el ámbito familiar a la pena de dos años de prisión y cinco años de prohibición de aproximación y comunicación con la víctima, inició una relación sentimental con la víctima que se prolongó desde el año 2015 hasta el 17 de febrero de 2018 e, incluso, ambos llegaron a convivir juntos.

 

A lo largo de esa relación sentimental y de una forma reiterada, el acusado desarrolló sobre su compañera en los distintos domicilios que compartieron, y ocasionalmente en la vía pública, un comportamiento continuo y frecuente de violencia tanto verbal como física y se dirigía a ella de forma despectiva e intimidatoria al llamarla "gorda" y "Junkie" o al decirle que no valía para nada.

 

ATADA DE PIES Y MANOS

También le llegó a agredir físicamente en distintas ocasiones, con mayor brutalidad cuando estaban solos en el domicilio que en cada ocasión compartían y la amenazaba de forma constante de muerte, hasta el punto de que en una ocasión la ató de pies y manos, la amordazó e intimidó con un cuchillo que le colocó a la altura del cuello, para forzarla a revelar el paradero de una cantidad de dinero que el acusado creía que ella le había sustraído.

 

En razón de uno de estos episodios, el acusado fue condenado por un delito de amenazas por sentencia de fecha 10 de octubre del 2017 del Juzgado de lo Penal número 1 de Ponferrada por unos hechos acaecidos el 22 de junio del 2016, cuya resolución estaba pendiente de adquirir firmeza.

 

Fue el día 22 de febrero del 2017, con ocasión de una discusión de la pareja cuyos detalles no se han esclarecido, cuando la mujer agredida se disponía a abandonar el edificio en que estaba la vivienda del condenado. El condenado la acometió físicamente y le propinó un número no determinado de puñetazos y patadas de tal intensidad que dejó a la mujer inmóvil y tumbada sobre la vía pública mientras sangraba abundantemente por el rostro.

 

Tras la agresión, el acusado regresó a su domicilio y minutos después la mujer fue atendida por la Policía Local y la Policía Nacional y llevada a un centro sanitario por los servicios de emergencia. Fue entonces cuando la víctima decidió formular denuncia expresa en marzo del 2017, en el puesto de la Guardia Civil de Ciudad Rodrigo (Salamanca).

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: