Se le escapa vivo

REMONTADA. El conjunto chacinero logró darle la vuelta al marcador en la segunda mitad, pero en el minuto 88 López Ramos estableció el empate a dos final.
ÁREA 11
El Club Deportivo Guijuelo sumó ayer un importante punto en su visita al Carlos Tartiere que, junto a otros resultados de la tarde le permite mantenerse fuera de la zona de peligro una semana más. Los salmantinos pudieron llevarse incluso mejor premio en la recta final de un choque muy igualado en el que se entregaron a tope y que demostraron, una vez más, la línea ascendente de juego que vienen desarrollando en las últimas fechas. Doble mérito tiene el punto conseguido ya que el Real Oviedo venía de encadenar una serie de seis partidos consecutivos sin perder, cinco de los cuales se habían saldado con victoria carbayona.

La primera parte fue de claro dominio local, con bastantes llegadas especialmente de Xavi Moré, que fue duda hasta última hora y demostró haber superado por completo sus problemas físicos, y oportunidades para que los locales pudieran sentenciar el partido. Al filo del cuarto de hora el árbitro decretó penalti por unas manos de Juli Ferrer dentro del área a disparo de Manu Bustos que el media punta cántabro se encargó de lanzar encontrándose con una excelente intervención del guardameta Montero.

La inmejorable ocasión perdida no frenó a los asturianos, que siguieron buscando el tanto que les pusiera por delante con remates de Busto y Nano, pero no encontraron el camino al fondo de las mallas.

A punto de llegar al descanso, en una de las últimas jugadas, una colada de Xavi Moré por la izquierda le permitió dar el pase de la muerte a Manu Busto que esta vez no perdonó. Recortó en el área y disparó con la izquierda al palo corto. El equipo que más méritos había hecho en la primera mitad obtuvo su recompensa cuando languidecían los primeros 45 minutos. Un gol de los llamados psicológicos que no hizo más que espolear a los chacineros.

Con ventaja en el marcador pero inferioridad numérica tras la expulsión de César Negredo, el Oviedo bajó el ritmo en la segunda parte y el Guijuelo se hizo con el dominio en el centro del campo. El conjunto blanquiverde, ayer de rojo, se fue soltando y los cambios ofensivos de María Hernández acabaron por dar resultado. Tras oportunidades de Garban, Iturralde, de nuevo Garban y Torres, que forzaron intervenciones de mérito del meta local Aulestia, en el minuto 71 el delantero madrileño, escorado a la banda derecha tras una jugada personal, acertó a batir al meta local y colocar el empate en el marcador. Juanma Torres marca su segundo gol consecutivo y sigue demostrando, partido tras partido, el acierto de la directiva en su fichaje. Hasta el momento ya son tres goles los que tiene en su haber.

Pudo el Oviedo volver a ponerse por delante con una buena asistencia de Jandro a Xavi Moré, que se durmió en la frontal del área y vio cómo le arrebataban la pelota.

No obstante, el Guijuelo seguía explotando sus opciones y en una acción de córner el despeje de Aulestia acabó en la frontal del área y el disparo de José Romero se envenenó al tocar en López Ramos y puso la sorpresa en el electrónico, aunque ésta sólo duraría diez minutos.

En otro saque de esquina, los locales volcados en el acoso a Montero lograron el empate con un atinado cabezazo de López Ramos en el que el guardameta salmantino pudo hacer algo más.

Al final del encuentro, el empate puede considerarse justo tras lo visto en el terreno de juego.