Se descubre cómo los animales miden el tiempo para reproducirse

Tiempo

Los animales necesitan medir la época del año para que puedan anticiparse y adaptarse a la llegada de una nueva temporada y acomodar la reproducción y otras funciones vitales esenciales.

Un nuevo estudio, realizado en la Universidad de Bristol, ha identificado cómo los animales miden el tiempo anual para controlar la fertilidad estacional.

En aves y mamíferos, este proceso de adaptación está mediado por la liberación de hormonas de la glándula pituitaria que controlan múltiples funciones como la reproducción, la respuesta al estrés y cuando en la piel de los animales crece una nueva capa.

La medición de la longitud del día, sin embargo, y consecuentemente la época del año, está mediada por la hormona melatonina, que se libera de la glándula pineal durante la noche. Hasta ahora, la forma en que la melatonina podía indicar a la pituitaria no fue entendida y ha sido objeto de una investigación de 30 años.

El estudio, publicado en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU., realizado por Jennifer Castle-Miller, un ex estudiante de doctorado en el Centro de Anatomía Comparada y Clínica de la Universidad de Bristol, y dirigido por Domingo Tortonese, de la misma escuela, y el profesor David Bates de la División de Cáncer y Células Madre en la Universidad de Nottingham, informa el mecanismo por el cual la melatonina traduce los efectos de la duración del día en la fisiología estacional.

Utilizando la oveja como modelo experimental, encontraron que la duración de la secreción de melatonina en la noche controla la producción de diferentes formas de una proteína llamada factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF) dentro de una región pituitaria específica que está cerca del cerebro. Las formas en que VEGF impide el crecimiento de los vasos sanguíneos se hacen en el invierno, pero las que lo estimulan se hacen en el verano.

Domingo Tortonese, autor de la Facultad de Ciencias de la Salud de Bristol, dijo: "Encontramos que esta producción dependiente de la melatonina de diferentes formas de VEGF tiene dos efectos complementarios: en primer lugar, la remodelación de los vasos sanguíneos que conectan el cerebro con la glándula pituitaria y, en segundo lugar, se utiliza como una señal de mensajero para actuar sobre las células de la pituitaria que producen hormonas que controlan la fertilidad estacional, que se encuentran en una parte diferente de la glándula".

El estudio ha desentrañado el mecanismo mediante el cual los animales miden el tiempo del año para permitir su adaptación fisiológica a un entorno cambiante. Estos resultados tienen implicaciones para la industria agrícola, y se prevé que tendrán un impacto en la medicina humana.