Se cumplen 40 años del trágico accidente entre un tren y un autobús escolar en Muñoz

Monumento en recuerdo del accidente de Muñoz

En el siniestro fallecieron 32 personas, de los que 31 eran niños de entre 6 y 14 años

Eran poco más de las 9 de la mañana del 21 de diciembre de 1978, cuando se produjo un trágico accidente ferroviario que tuvo como víctimas casi exclusivas a una generación de niños "llamada a ser el futuro del Campo Charro y que dejó una herida abierta en localidades como La Sagrada, San Muñoz, Ardonsillero, Carrasalejo de Huebra y Muñoz", según lo ha calificado el Colectivo Ciudadanos del Reino de León, que han querido rememorar este trágico acontecimiento.

 

Según han recordado desde este colectivo, todo ocurrió en el punto de confluencia entre la línea ferroviaria Salamanca-Fuentes de Oñoro, y la carretera que, desde la N-620, daba acceso a la localidad de Muñoz. Era un paso a nivel sin barreras que el autobús escolar, que había iniciado su ruta en Carrascalejo de Huebra, debía cruzar para entrar y salir de Muñoz a recoger a los alumnos de dicha localidad, pues no había otro acceso asfaltado a la misma.

 

El autobús escolar ya había recorrido unos 40 kilómetros y había recogido a los alumnos de Carrascalejo, La Sagrada, San Muñoz y Ardonsillero. Cuando tuvo lugar el accidente, el transporte escolar salía de Muñoz después de recoger a sus seis niños y apenas le faltaban ocho kilómetros para acabar la ruta en La Fuente de San Esteban tras pasar por Boadilla. Sin embargo, en esa ocasión nunca llegó a su destino.

 

Al volver de nuevo a la N-620, el autobús escolar fue embestido en el paso a nivel por una locomotora de la Serie 321 de Renfe, que circulaba por la línea férrea Salamanca-Fuentes de Oñoro en dirección a Salamanca. Tras el impacto, el autobús quedó partido en dos y el tren arrastró la parte delantera durante ochenta metros. Por su parte, la parte trasera del autobús quedó junto a las vías en el lugar del accidente. En total, el autobús transportaba en el momento del siniestro a 97 personas.

 

Las consecuencias del accidente fueron fatales. 32 fallecidos, de los que 31 eran niños de entre 6 y 14 años, y 61 heridos. Además, también falleció un padre de 57 años que acompañaba a su hijo enfermo al centro médico de La Fuente de San Esteban.

 

"Un trágico accidente del que se cumplen hoy 40 años, y que se llevó por delante buena parte de la fuerza y el futuro de las cinco localidades del Campo Charro implicadas en el mismo, que desde entonces ha sabido reponerse a un dolor y recuerdo aún presente para seguir adelante", han concluido desde el Colectivo.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: