Santolino termina duodécimo en Grecia

Lorenzo Santolino

El salmantino brilló en la extrema, donde estuvo entre los mejores, pero no encontró su ritmo en el resto de especiales

El mejor Lorenzo Santolino de este año en el Mundial ha terminado el GP de Grecia con un duodécimo puesto que se une al octavo del sábado y donde tuvo altos y bajos. Entre lo mejor, su rendimiento en la especial extrema, donde ha demostrado que vuelve a tener ritmo para estar con los mejores. Y entre lo mejorable, los tiempos del resto de especiales, donde también pagó una pequeña falta de prestaciones en su motor.

 

Tras el buen resultado de la jornada de sábado en el GP de Grecia, Santolino partía este domingo con el objetivo de confirmar las buenas sensaciones y los competitivos tiempos que había cosechado. Y lo consiguió en parte con un buen arranque que le puso entre los mejores. Muy destacada, su actuación en la extrema, una de las tres modalidades distintas en las que se dividen las especiales cronometradas con las que se hace la clasificación. Como demostró el sábado, en la extrema ha sido tremendamente competitivo: el primer día ganó de largo una de las pasadas y el domingo ha sido dos veces tercero y una cuarto.

 

De haber contado sólo esta prueba, el resultado hubiera sido magnífico, pero el Mundial no funciona así. En el resto de especiales empezó con buenas sensaciones, pero no acabaron de salir tiempos competitivos y fue de más a menos. En el cross-test pagó cierta falta de prestaciones de su moto, donde se vio falta de motor, lo que le penalizó.

 

Al final, el resultado fue un duodécimo en E2, su categoría, que sumar al octavo del sábado. Esta vez estuvo más lejos de los tiempos de los mejores: el sábado se quedó a medio minuto del quinto y este domingo le ha faltado algo más para estar entre los diez primeros. El ganador ha sido el inglés Jamie McCanney, que ha arrebatado el triunfo al español Josep García.

 

Ahora el Mundial se toma un pequeño respiro para volver dentro de dos semanas con la prueba portuguesa, en Castelo Branco, donde Santolino espera contar con el apoyo de la afición salmantina y de la portuguesa, donde también es conocido.