Santiago Pedraz, el juez salmantino que mandó a Villar directo a la cárcel y sin fianza

Pese a no ser muy 'famoso' en su tierra natal, es uno de los jueces más mediáticos por impartir justicia en asuntos de relevancia con la corrupción como protagonista. El último, con Villar como protagonista.

El juez Pedraz ha terminado con 30 años de Ángel María Villar en la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), ya que le ha enviado directo a prisión y sin fianza, con el fin de destapar uno de los mayores escándalos del fútbol español.

 

Santiago Pedraz nació en la capital salmantina en 1958, y es desde hace más de un año y medio titular de la Audiencia Nacional. Su nombre cobró protagonismo después de que junto con Carlos Ollero y Alfonso Guevara, firmara la sentencia que dice que Jarrai, Segi y Haika -los sucesivos nombres bajo los que se han ido agrupando los jóvenes batasunos- no son organizaciones terroristas. Basándose en ello, los 24 dirigentes a los que juzgaban fueron condenados a penas menores.

 

Comenzó su carrera como juez, en 1988, en San Sebastián donde pronto fue nombrado decano. Del País Vasco, llegó a Madrid como letrado jefe del área de formación del Consejo General del Poder Judicial, auspiciado por Juan Alberto Belloch, que entonces era vocal del Consejo. Pero las miras de Pedraz han estado siempre puestas en la Audiencia Nacional.

 

Ahora, y después de numerosos casos que llevan su 'firma, este juez salmantino ha decidido manda a Villar y a su hijo a la cárcel por sus presuntas corruptelas al frente del principal organismo federativo del fútbol español.

Noticias relacionadas