Santa Marta y Salmantino confían en el Guijuelo para que su lucha no sea en balde

LOS ARRASTRES. La mala temporada de los equipos de Castilla y León puede aumentar el número de descensos de Tercera División a Regional
D.G.

La primera pasa por sí mismos y la segunda depende de circunstancias ajenas que tienen que ver, entre otros, con el Guijuelo. Ni tormesinos ni unionistas quieren que su lucha sea en balde y están pendientes de la evolución de los equipos de Castilla y León en Segunda División B.

Un descenso de categoría del Guijuelo o el Zamora, los equipos de la región que ahora mismo están más cercanos al peligro, originaría un efecto dominó que aumentaría el número de plazas de descenso de Tercera División a Regional Aficionados. O lo que es lo mismo, si baja un equipo castellano y leonés de Segunda B, serían cuatro los que descendieran de Tercera. Si bajan dos de la categoría de bronce, pasarían a cinco el número de equipos que bajarían a Regional. Y así sucesivamente. No hay que olvidar que, aunque tienen un margen de maniobra ligeramente superior al Guijuelo y al Zamora, tampoco la Cultural Leonesa y el Mirandés tienen la permanencia asegurada. En el caso de que alguno de los equipos de la región jugase la promoción por la permanencia en Segunda B, Santa Marta y Salmantino mantendrían en vilo sus opciones de salvación incluso más allá del final de su competición. Ahora mismo, el Zamora ocupa plaza de promoción por la permanencia, con un solo punto menos que el Guijuelo. La Cultural y el Mirandés están cuatro y cinco puntos por encima, respectivamente. En Tercera, el Santa Marta ocupa el último puesto de descenso, con tres puntos de desventaja con el Aguilar, que a su vez tiene dos puntos menos que el Salmantino, que le precede en la tabla. En mayo, todo quedará resuelto.