Sanción de 1.900 euros y cierre para un local de Salamanca por incumplir numerosos requisitos

La Policía Local de Salamanca ha sancionado al dueño de un establecimiento hostelero de Gran Vía por instalar la terraza sin licencia, no tener a la vista la autorización para la venta de alcohol y problemas con la autoridad de la licencia de apertura.

El dueño de un establecimiento hostelero de la Gran Vía de Salamanca fue sancionado con 1.900 euros y el cierre del local hasta arreglar todas las deficiencias observadas por la Policía Local de Salamanca, que le impuso tres multas por diferentes motivos: instalación de terraza sin licencia, no tener a la vista la autorización para la venta de alcohol y problemas con la autoridad de la licencia de apertura.

 

Éstas son todas las denuncias realizadas el mismo día y a la misma hora:

 

“Los Servicios Técnicos Municipales han elevado a esta Alcaldía los Informes emitidos por la Policía Local y el Técnico de Administración General del Servicio de Policía y Actividades Clasificadas dejando constancia de la existencia de una posible infracción administrativa de carácter muy grave contemplada en la Ordenanza Municipal reguladora de la instalación de terrazas en terrenos de uso público imputable a E.S.R.N. como titular del establecimiento denominado BAR YING YANG, ubicado en Gran Vía, 54 de esta ciudad, consistente en la instalación de terraza sin licencia municipal, situación acaecida el día 16 DE JUNIO DE 2.017, a las 01,45 horas, infracción que podría ser sancionada con multa de hasta 3.000 y/o suspensión temporal de la licencia para la instalación de terraza durante un periodo máximo de 12 meses o revocación de la licencia municipal, según contemplan los artículos 30.a y 31.1.c de la referida Ordenanza Municipal".

 

En este caso, la sanción fue de 1.000 euros.

 

“Los Servicios Técnicos Municipales han elevado a esta Alcaldía los Informes emitidos por la Policía Local y el Técnico de Administración General del Servicio de Policía y Actividades Clasificadas, en relación con la actividad desarrollada con relación al establecimiento denominado BAR YING YANG, sito en Gran Vía, 54 de esta ciudad, que pudiera ser constitutiva de una infracción administrativa de carácter leve contemplada en la Ley 3/1994, de 29 Marzo, sobre Prevención, Asistencia e Integración Social de Drogodependientes de Castilla y León, según modificación realizada por la Ley 3/2007, de 7 Marzo, consistente en no disponer o no exponer en lugar visible, en los establecimientos en los que esté autorizada la venta de bebidas alcohólicas, los carteles que informen de la prohibición de su venta a los menores de 18 años y que adviertan de los perjuicios para la salud derivados del abuso de las mismas, imputable a E.S.R.N. como titular de dicho establecimiento, circunstancia acaecida y puesta de manifiesto por la Policía Local con fecha 16 de junio 2.017, a las 01,45 horas, infracción que podría ser sancionada con multa desde 30 a 600 euros según contemplan los artículos 49.2.c y 51.4 de la referida normativa.

 

La sanción en este caso fue de 300 euros.

 

“Los Servicios Técnicos Municipales han elevado a esta Alcaldía los Informes emitidos por la Policía Local y el Técnico de Administración General del Servicio de Policía y Actividades Clasificadas, dejando constancia de la presunta comisión de una infracción de carácter muy grave contemplada en la Ordenanza Municipal reguladora de Establecimientos Públicos y Actividades Recreativas e imputable a E.S.R.N. como titular del establecimiento denominado BAR YING YANG, sito en Gran Vía, 54 de esta ciudad, consistente en el ejercicio efectivo de la actividad y/o apertura al público del establecimiento por parte de persona distinta a la que figure en la licencia del establecimiento como su titular, sin haber realizado correctamente la comunicación de su cambio de titularidad con la documentación necesaria exigible, circunstancia acaecida y puesta de manifiesto por la Policía Local el día 16 de junio de 2.017, a las 01,45 horas, infracción que podría ser sancionada con multa de hasta 3.000 y/o clausura del local, establecimiento, actividad o instalación por un periodo de tiempo no superior a 6 meses según contemplan los artículos 25.3.b y 26.c de la referida Ordenanza Municipal.

 

En este caso, la sanción fue de 600 euros y cierre del local hasta el arreglo de todas las deficiencias.