San José, ni piscina ni obras... ¿hasta el mes de septiembre?

Vista aérea de la piscina de San José.

La piscina consume el primer mes de la temporada estival sin que se haya puesto un solo ladrillo. El proyecto no pasará por pleno hasta finales de julio: puede estar todo el verano cerrada para nada.

La obra para transformar la piscina olímpica de San José ha dejado a los vecinos del barrio trastormesino sin un lugar donde refrescarse este verano. El motivo ya es conocido: el alcalde Fernández Mañueco ha decidido cumplir a destiempo una promesa de 2011, la de transformar la piscina de San José en climatizada. La decisión, tomada semanas antes del inicio de la temporada estival de la piscina, se apoyaba en la necesidad de cerrar para poder ejecutar la obra. Sin embargo, cuando se ha consumido un mes de la temporada la piscina sí está cerrada, pero las obras no han empezado.

 

Lo peor es que son muchos los que empiezan a temer que van a estar todo el verano así: sin piscina y sin obras. Motivos para creerlo hay muchos. La obra la va a ejecutar la empresa concesionaria de las piscinas, con una subvención del Ayuntamiento de Salamanca (1,8 millones de euros), con lo que no tiene que pasar por el trámite de licitación y adjudicación porque la hará la empresa que designe la concesión. Sin embargo, el proyecto sí tiene que pasar por el pleno. Este 6 de julio no lo ha hecho y, como pronto, tendrá que esperar al último pleno de la temporada, el próximo 27 de julio.

 

Para entonces habrá consumido dos de los tres meses de apertura de la temporada y sólo tendrá por delante agosto y los pocos días previstos en septiembre. La piscina seguirá cerrada y ni siquiera entonces es seguro que vayan a empezar las obras. Así que cada vez es más probable que se haya cerrado la piscina a todo un barrio para nada.

 

A este respecto, el concejal de Deportes, Enrique Sánchez-Guijo, intenta justificar la situación. El edil presentó el proyecto hace más de un mes, el 5 de junio, pero según ha reconocido en comisión informativa todavía quedan algunos detalles por definir y tiene que pasar por pleno y, previamente, por comisión para que se dictamine. Eso le ha valido las críticas de los concejales de la oposición. El socialista Arturo Santos ya le ha comunicado que está convencido de que la obra no podrá empezar hasta septiembre y que la piscina pasará todo el verano cerrada para nada. No va desencaminado: sólo puede hacerlo el 27 de julio y no quiere irse al pleno de septiembre.

 

En el pleno de este viernes, Sánchez-Guijo ha asegurado que la piscina tenía que cerrar igual para hacer las catas de terreno y porque tenía desperfectos. Catas que no hubieran impedido abrir el recinto, que si tenía deficiencias podían haberse solventado con normalidad como todos los veranos antes de abrir.

 

 

¿Y si son dos veranos?

 

El retraso en el inicio de la obra también afecta a la apertura del próximo verano. La obra tiene un plazo previsto de doce meses de ejecución. Sobre el papel, y contando con agotar el plazo como es habitual en las obras municipales, cada semana que pasa acerca más la posibilidad de que no sea un verano, sino dos, los que esté cerrada la piscina. El concejal de Deportes, Enrique Sánchez-Guijo, no ha sido capaz de despejar la duda"Uno de los dos veranos tendrá que permanecer cerrada, va a ser este, es nuestra intención", asegura. Y mientras la obra siga retrasándose, existe la posibilidad de que sean dos.