'San Isidro labrador, reparte la lluvia y el Sol': los agricultores piden agua en Salamanca

Ver album

La iglesia de San Pablo de Salamanca ha acogido, un año más, la celebración de la festividad de San Isidro Labrador con una consigna clara: la lluvia para paliar solo un poco el daño en la cosecha.

"San Isidro labrador, reparte la lluvia y el Sol"; así reza el refranero popular sobre algo tan impirtante, y muchas veces en el olvido, como es el campo. Un año más, los profesionales del sector se dieron cita en la iglesia de San Pablo y alrededores, para la misa y posterior procesión con el patrón de los agricultores, que piden agua para el campo... y parece que esta vez será 'dicho y hecho'.

 

No en vano, las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorologóa (Aemet) señalan que la lluvia llegará a Salamanca este viernes 17 de mayo y tendrá continuidad en próximas jornadas, aunque sin mucha intensidad, todo hay que decirlo. 

 

Así, un año más, Asaja convocó a los profesionales del sector, después de la disolución de la Cámara Agraria, encargada de realizar este acto.

 

Para Asaja, San Isidro Labrador llega "con malas perspectivas de cosecha", pues "buena parte del cereal presenta ya problemas por la falta de agua", a pesar de que "del último tramo dependerá que haya una regular o mala".

 

E presidente regional de Asaja, Donaciano Dujo, ha dado "como seguro" que estará "por debajo de la media de los últimos años", algo que "preocupa" en un sector "muy descapitalizado", que "aún no ha remontado de la sequía de 2017 y que además soporta unos precios muy bajos".

 

Así, ha constatado que "a mediados de mayo ya amarillea la cebada y el trigo en la mayor parte de Castilla y León", un cereal que ha levantado "menos palmos de los habituales" y cuyo granado "no ha evolucionado de forma correcta".

 

"Lo cierto es que desde la sementera esta campaña de 2019 ha sorteado muchas dificultades. Durante el otoño las siembras fueron muy difíciles, con una tierra imposible de trabajar por la falta de lluvias", ha subrayado Dujo, quien ha advertido de que la situación "aún es peor en las provincias del sur de la Comunidad", donde "hay muchas hectáreas prácticamente irrecuperables".

 

Por lo que se refiere a las provincias del norte, el cultivo "va algo más retrasado", pero "igualmente lo que ocurra estos días puede dar el golpe final". También ha indicado que la sequía ha perjudicado a los forrajes que presentan producciones "bajas", con lo que el sector ganadero teme que haya menos oferta y se encarezcan.