Samuel Galindo, listo para volver, ve con buenos ojos una segunda temporada en la UDS

CASI INÉDITO. Una lesión de tobillo le dejó fuera cuando empezaba a contar. FUTURO. Reconoce que, por adaptación, sería bueno poder quedarse
T. S. H.

En un momento en que las lesiones musculares han aparecido para mermar el vestuario blanquinegro también llegan buenas noticias en forma de recuperación de otros que han estado durante mucho tiempo fuera. Es el caso del boliviano Samuel Galindo, el futbolista que ha sufrido una lesión más grave esta temporada, que ya ve la luz al final del túnel e incluso podría entrar en la próxima convocatoria. “Después de tener mucha paciencia ya entrenamos normal, trabajando la parte física y ahora a ver si es rápido”, apuntaba ayer el futbolista.

Reconoce Galindo que ha pasado un año más complicado de lo que esperaba. “Ojalá no se repita porque ha sido difícil por la lesión y por no poder coger un ritmo de competición. Ahora tengo que pensar que comienzo de nuevo y trato de ponerme al mismo ritmo que el resto. El míster exige mucho así que todos tenemos que acostumbrarnos”.

Llegó con muchas expectativas porque su cesión desde el Arsenal permitían augurar que podría ser importante. Él está seguro de que puede ser así “porque tengo las condiciones para jugar. Hasta ahora diferentes motivos me lo han impedido”. Quiere aprovechar lo que resta de año e incluso se aventura a hablar de la próxima temporada. “La idea es que el próximo año sea mejor que este desde el principio”, reconoce aunque aun no se ha hablado de si se repetirá la cesión. “Estamos esperando a que mejore la situación del equipo y acabar bien la temporada”, apunta pero reconoce que le gustaría que así fuera. “Me he adaptado a los compañeros, al vestuario, a la ciudad pero sé que no es una decisión que no es mía y tendré que acatar lo que me digan. Ahora quedan quince partidos que son los más importantes”, concluye.