Salir, salían... lo de llegar a su hora ya era otro cantar