Salamanca ya espera a la Virgen de la Soledad para llenar de luz la oscuridad

Miles de personas se agolpan cada año a las puertas de la Catedral de Salamanca y durante el recorrido para observar la deslumbrante imagen del luto durante la madrugada.

En el primer aliento del Sábado Santo, cuando se cumplan las 00.00 horas, la Catedral Nueva de Salamanca abrirá sus puertas para que parta la emotiva procesión de la Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad.

 

El negro caracterizará la marcha, pues es este color el único en el hábito de los hermanos. Todas las túnicas, capas, capirotes, cíngulos, zapatos, calcetines y guantes estarán teñidos de sus enlutados tonos.

 

Incluso, la hermandad permite que las hermanas procesionen en traje de calle, eso sí de "luto riguroso" y no faltan aquellas que acompañan la sobriedad con mantillas y peinetas del mismo color para acompañar a la Virgen.

 

Los pasos que saldrán de la seo, cuando se cumpla la medianoche, son dos. El de La Soledad de la Cruz, obra de Vicente Cid y Tomás Monzón, en 1997; y el de Nuestra Señora de la Soledad, una talla de gran porte de Mariano Benlliure, datada en 1941,.

 

Tras su salida de la Catedral continuará por Benedicto XVI, Rúa Mayor, Palominos, San Pablo, plaza del Concilio de Trento, Atrio de San Esteban, Rosario, Juan de la Fuente, plaza del Colón, San Pablo, plaza del Poeta Iglesias, Plaza Mayor (Acto a Nuestra Señora), plaza del Corrillo, Rúa Mayor, plaza de Anaya, Cardenal Pla y Deniel, Atrio de la S.I.B. Catedral y entrada por la puerta del Obispo.