Actualizado 12:26 CET Versión escritorio
Salamanca

Salamanca y su población: 2018 culmina una década negra en nacimientos y defunciones

DEMOGRAFÍA

El número de nacimientos pasa en diez años de rozar los 3.000 nacimientos a superar por poco los 2.000 y está en mínimos. Las defunciones, más de 4.000 al año, están en máximos y casi doblan a los nacimientos.

Publicado el 20.06.2019

La provincia de Salamanca, y también su municipio más poblado, han cerrado un ciclo preocupante en relación a la cuestión más importante del futuro: la falta de población. Cada vez son menos los salmantinos que viven en esta provincia, y eso a pesar del aumento de la esperanza de vida, pese a lo cual también son más los que fallecen. La población se resiente a pasos agigantados. Y esto es así porque Salamanca tiene un auténtico problema con los nacimientos. La provincia y la capital están en la misma situación: no nacen niños salmantinos.

 

Así se desprende de los datos de 2018 que ha publicado el INE sobre los principales fenómenos demográficos. Según las últimas cifras, el año pasado nacieron en Salamanca 2.074 niños, 1.039 de ellos en la capital; son unos pocos más que en 2017, cuando nacieron 2.038 y 1.014, respectivamente, y se marcaron mínimos históricos. Sin embargo, 2018 fue el cierre de una década negra en natalidad.

 

En solo diez años, la provincia ha pasado de alumbrar 2.889 nacimientos a esos poco más de 2.074, un tercio menos; y en la capital se ha pasado de los 1.369 de 2008 a los 1.039 actuales, 330 menos. Lejos quedan las cifras de principios de los años '90, cuando Salamanca perdió por primera vez el tope de los 3.000 nacimientos al año, o la década de los '80, cuando todavía se superó algún año el límite de los 4.000 nacimientos. Según los datos del INE, los nacimientos empezaron a decaer a finales de los '70, cuando todavía se superaron los 4.900 nacimientos.

 

Por contra, el número de defunciones sigue en máximos. Según los datos del INE, el año pasado Salamanca registró el fallecimiento de 4.003 personas, que es la segunda cifra más alta de la historia reciente por detrás de los 4.027 del año 2017; es la segunda vez que se superan las 4.000 defunciones en un solo año, cifra que ha ido creciendo paulatinamente desde los 2.967 fallecimientos del año 1980.

 

El resultado es que, a día de hoy, las defunciones casi doblan a los nacimientos en el global de la provincia. Estuvieron a punto de ser el doble exacto en 2017 (4.027 muertes por 2.028 nacimientos) y el año pasado la relación ha sido de 4.003 por 2.074, casi ese '2 a 1'.

COMENTARComentarios