Salamanca y su futuro: la provincia alcanza la cota de los dos fallecimientos por cada nacimiento
Cyl dots mini

Salamanca y su futuro: la provincia alcanza la cota de los dos fallecimientos por cada nacimiento

Hasta junio Salamanca registra más del doble de defunciones que de nacimientos: es la primera vez que llega a este punto. Hace 30 años que los fallecimientos superaron a los alumbramientos.

Salamanca está, definitivamente, en su encrucijada poblacional. Acuciada por la pérdida de población y las migraciones, su saldo vegetativo sigue apuntando hacia abajo merced a la escasa natalidad y una mortalidad imparable. Hace años que el número de fallecimientos supera cada año el de nacimientos. De hecho, la última vez que esto ocurrió fue en 1987: un total de 3.499 nacimientos por 3.212 fallecidos al cabo del año. Desde entonces, mientras unos han ido subiendo sin parar la natalidad ha ido a la baja.

 

Ahora esta estadística da un nuevo paso hacia su desequilibrio total. Según los datos de la última estadística del INE, Salamanca entra de lleno en una relación 2/1 entre fallecimientos y nacimientos: el doble de fallecidos que de niños que vienen al mundo. En concreto, y hasta junio, se registraron 1.032 nacimientos y 2.075 defunciones. Es decir, más del doble de decesos que de nacimientos registrados.

 

Aunque se trata de datos provisionales, y  habrá que esperar al cómputo total del año dentro de unos meses, todo apunta a que este 2018 será el primero que termine con una relación tan desfavorable entre las dos principales variables del crecimiento poblacional. Desde 1987 la curva de nacimientos y la de defunciones han ido acercándose, pero hasta ahora nunca había terminado con la mitad de alumbramientos que defunciones. El pasado 2017 se salvó por poco, con 2.028 nacimientos y 4.027 defunciones, sin alcanzar el doble.