Salamanca y la vivienda: 14,7 meses de media para conseguir la venta de un piso
Cyl dots mini

Salamanca y la vivienda: 14,7 meses de media para conseguir la venta de un piso

La provincia es la segunda donde más se tarda en vender una vivienda pese a que sigue corrigiendo sus precios, que están un 38% por debajo de su nivel máximo.

El mercado de la vivienda sigue sin dar grandes signos de recuperación en Salamanca. Mientras en otras capitales la revalorización es fuerte, con casos como los de Barcelona y Madrid donde la vivienda ya ha subido un 50% por encima de los mínimos de la crisis, en otras la recuperación es débil e, incluso, no ha llegado. Es el caso de Salamanca, y eso se nota en la cifra del tiempo que tendremos que esperar para vender una vivienda y en lo que lograremos por ella.

 

Según los últimos datos de TINSA, casi en ninguna provincia tardaremos tanto como en Salamanca. El plazo medio de venta de una vivienda en España, que pone en relación la oferta de viviendas en el mercado con el ritmo de compraventas, es de 8 meses y su tendencia es a la baja. Pero hay mucha diferencia entre las provincias en las que 'vuelan', como Madrid (3,5 meses) o Las Palmas (4,9) y aquellas en las que un anuncio se puede eternizar. Donde más tiempo tarda un inmueble en encontrar vendedor destacan Cantabria (15,1 meses), Salamanca (14,7 meses)
y Ourense (14,4 meses).

 

Con este panorama, no es de extrañar que Salamanca sea una de las pocas provincias en las que todavía cae el precio de la vivienda. Mientras otras provincias se revalorizan con fuerza, la vivienda salmantina sigue en el 'segundo vagón' del mercado inmobiliario: el precio medio del metro cuadrado es de 1.120 euros, un 3,5% menos que hace un año, y un 37,8% menos que su cotización máxima alcanzada durante el 'boom' del ladrillo.

 

Según TINSA, el precio medio en España se sitúa en 1.328 euros/m2 y acumula un crecimiento del 10,9% desde el mínimo marcado en el primer trimestre de 2015. Madrid capital se ha revalorizado un 41,8% y Barcelona un 48,8% desde que tocaran sus respectivos mínimos en la crisis. Sin embargo, la vivienda sigue siendo más barata que hace un año en 15 provincias y otras tantas capitales, concentradas principalmente en Extremadura, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Aragón y cornisa cantábrica. 

 

 

Un mercado sin clientes por la despoblación

 

El sector inmobiliario vive una cierta activación en Salamanca, pero no parece fácil que vaya a reverdecer viejos laureles. La venta de vivienda lleva meses apuntando al alza, igual que los visados y la construcción, aunque todavía con cautela y lejos de la locura de los años del 'boom' del ladrillo. Sin embargo, por un lado, no termina de desprenderse del 'stock' de viviendas que se construyeron en la 'burbuja' inmobiliaria, aunque está situado fuera de la capital. Y tiene especialmente un problema de exceso de suelo que choca con las proyecciones de población.

 

Según los datos del informe de stock de vivienda y suelo de Tinsa, la provincia cuenta con suelo para construir 18.176 viviendas. Es una de las provincias de interior que destacan por su cantidad de suelo finalista disponible. Según las previsiones de la sociedad de tasación, al ritmo actual de demanda de vivienda, ese volumen de suelo residencial no se agotará hasta dentro de 14 años, más allá de 2031. Hay mucho suelo disponible porque se frenó la construcción, incluso en la capital, donde el desarrollo hacia las zonas de expansión previstas en el PGOU se ha ralentizado, como el caso de La Platina.

 

Lo llamativo es que las proyecciones de población se fijan en el mismo horizonte, más allá del año 2031, para estimar cuántos habitantes tendrá la provincia. Según el INE, para entonces Salamanca habrá perdido 36.000 habitantes, justo el doble de la viviendas pendientes de construir.