Salamanca y Alba de Tormes ya tienen su material para realizar controles de droga a los conductores

Se trata de los kits empleados para la llevar a cabo la primera prueba indiciaria consistente en la obtención de una muestra saliva (la segunda prueba evidencial es un análisis en laboratorio, obligatoria en el caso de que la primera prueba haya dado positivo).

La Jefatura Provincial de Tráfico ha suministrado a los ayuntamientos de Salamanca y Alba de Tormes material para la realización de controles de droga a los conductores.

 

Se trata de los kits empleados para la llevar a cabo la primera prueba indiciaria consistente en la obtención de una muestra saliva (la segunda prueba evidencial es un análisis en laboratorio, obligatoria en el caso de que la primera prueba haya dado positivo).

 

La Dirección General de Tráfico considera de gran importancia la participación de los ayuntamientos, ya que, aunque la concienciación ciudadana respecto del consumo de alcohol y conducción mantiene una trayectoria ascendente, no ocurre lo mismo con las drogas y persisten determinados hábitos de consumo en algunos sectores, más notorios en zona urbana, donde se registran tasas ligeramente superiores a las registradas en vías interurbanas.

 

El Estudio sobre la prevalencia del consumo de alcohol y drogas ilegales (EDAP), realizado por la DGT en 2015, constató que 12 de cada 100 conductores presentaron consumos recientes de alcohol y drogas.

 

Tanto el alcohol como las drogas están muy presentes en los accidentes más graves. Así se refleja en la Memoria 2015 del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencia Forenses, según la cual el alcohol aparece en cerca del 30% de los conductores fallecidos y las drogas, en el 14%.

 

En la última campaña de vigilancia y control de alcoholemia y drogas desarrollada entre el 12 y el 18 de diciembre, en la provincia de Salamanca se realizaron 4.132 pruebas de alcoholemia con el resultado de 46 positivos, en 6 de los cuales se instruyeron diligencias judiciales; asimismo se realizaron 77 pruebas de control de drogas con un resultado de 15 positivos (4 positivos en cocaína y 14 positivos en cannabis; alguno con más de una sustancia).

 

La detección del uso de drogas en el tráfico rodado se realiza, a partir la muestra de saliva que se toma al conductor, en dos etapas: Análisis in situ de una muestra, mediante un dispositivo portátil de detección de drogas en saliva, que en caso de resultado positivo requiere el análisis de una segunda muestra de saliva por un método de confirmación o contraste en un laboratorio de referencia.

 

Los dispositivos empleados  en los controles de tráfico son multitest, esto es, son capaces de detectar, al menos, las 5 familias de sustancias más habituales (cocaína,  Cannabis (THC), opioides, anfetaminas y metanfetaminas).