Salamanca vigilará muy de cerca el consumo de drogas al volante

(Fotos: De la Peña)

La Policía Local de Salamanca contará con un nuevo equipo "de alta sensibilidad" para detecar el consumo de drogas al volante y poder enviar los resultados con mayor rapidez. Ha sido adquirido por un importe de 215.000 euros más IVA, cofinanciado por el Ministerio de Economía y Competitividad al 80 por ciento y por la Usal.

La Policía Local de Salamanca tiene a su disposición un nuevo equipo de "elevada sensibilidad" que permite confirmar como marca la ley los casos de conductores que han dado positivo en pruebas realizadas por sus agentes sobre consumo de drogas.

 

Hasta ahora, este cuerpo municipal remitía las pruebas a la Universidad de Salamanca (USAL), que contaba ya con mecanismos para realizar este trámite pero que ahora ha mejorado al disponer de un nuevo sistema pionero, que permite detectar esos mismos residuos en el organismo incluso en cantidades mucho más pequeñas.

 

Para la realización de estos análisis y de otros de muchos tipos para la detección de compuestos, la USAL dispone de un nuevo espectrómetro de masas de triple cuadrupolo, que ha sido adquirido por un importe de 215.000 euros más IVA, cofinanciado por el Ministerio de Economía y Competitividad al 80 por ciento y por la institución académica el resto.

 

Según ha explicado el repsonsable del laboratorio donde se encuentra, en el Edificio I+D+i, César Raposo, "no hay muchos laboratorios" que puedan hacer este tipo de análisis, la mayoría privados, y se encuentran en otras comunidades como la de Madrid, Cataluña o Galicia.

 

 

En cambio, gracias al acuerdo entre la USAL y el Ayuntamiento de Salamanca, la Policía Local de la ciudad puede remitir estas pruebas sin necesidad de traslados y con resultados en apenas 48 horas.

 

Aunque el número de casos varía, dependiendo de si se hacen campañas específicas o no, la Policía Local solicita unos dos o tres análisis de este tipo por semana y, con el nuevo espectrómetro, los técnicos pueden detectar residuos en cantidades mucho más pequeñas que hasta ahora.

 

Como ejemplo, César Raposo ha explicado que el nuevo equipo permite conocer resultados en cantidades inferiores al picogramo, es decir permite descubrir, por ejemplo, el uso de un producto del tamaño de una pastilla si se disuelve en una piscina olímpica y se cuenta como prueba con tan solo una gota de agua.