Salamanca, un paseo por la obra del escultor Venancio Blanco

Venancio Blanco

El 'Vaquero charro' en la Plaza de España, la figura de Gerardo Gombáu en la Plaza de San Julián y la talla de San Francisco de Asís en el Campo de San Francisco son algunas de ellas.

Las calles de Salamanca son un museo al aire libre. A su monumental arquitectura se suman otros reclamos para los amantes del arte como son sus esculturas, entre ellas están las de Venancio Blanco, uno de los creadores salmantinos más relevantes del último siglo.

 

El 'Vaquero charro' en la Plaza de España, la figura de Gerardo Gombáu en la Plaza de San Julián y la talla de San Francisco de Asís en el Campo de San Francisco son algunas de ellas.

 

Otras son el medallón de los reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía en la Plaza Mayor y la talla de San Fernando en el Acuartelamiento General Arroquia, también en Salamanca y también obra del escultor.

 

Estas obras permiten conocer a pie de calle la destreza de este artista, nacido en el pequeño municipio de Matilla de los Caños (Salamanca) en 1923. Y, para quienes quieran más, la sala de exposiciones de San Domingo ofrece igualmente un espacio dedicado a su creación.

 

Este contenedor cultural, albergó en el pasado obras de distintos artistas de renombre, pero desde enero de 2015 se centra en la obra de Venancio Blanco, con esculturas de gran tamaño en sus jardines y con propuestas temporales y temáticas en el interior de la sala.

 

Actualmente, hasta el mes de abril de 2017, el centro ofrece a los espectadores 'Retratos', una selección de obras pertenecientes a los fondos de la colección Venancio Blanco, además de piezas de colecciones particulares de Salamanca, Segovia y Madrid.