Salamanca, un entorno "hostil" para personas trans: "Todavía hoy tienen que pasar por Psiquiatría sin ser enfermos"
Cyl dots mini

Salamanca, un entorno "hostil" para personas trans: "Todavía hoy tienen que pasar por Psiquiatría sin ser enfermos"

El presidente de LGTB+ Salamanca, Oliver Marcos

El presidente de Iguales, la asociación LGTB+ de Salamanca, Oliver Marcos, reclama la aprobación de una ley que garantice los derechos de las personas trans en Castilla y León, "tal y como sucede en otras comunidades autónomas". 

A lo largo del tiempo, en casi todas las sociedades, todo lo que no fuera heterosexualidad reproductiva fue considerado pecado, vicio o enfermedad. Este punto de vista sólo produjo dolor y sufrimiento a personas que no cumplían con el canon establecido. A día de hoy las cosas han cambiado mucho, ha sido un camino arduo y todavía queda mucho por hacer. 

 

Lo sabe bien el presidente de Iguales, la asociación LGTB+ de Salamanca, Oliver Marcos, quien explica que hoy por hoy todavía no existe una ley en Castilla y León que regule el derecho de las personas trans. "Queremos que sea una ley de igualdad única en todo el territorio español, es decir, que no haya diferencia de si yo soy trans en Extremadura, Canarias o Madrid...". 

 

A pesar de dar visibilidad, Marcos reconoce que las personas trans "no se sienten seguras a la hora de verbalizar las situaciones de violencia que puedan vivir. Eso ya de por sí es un problema". Además, lo considera una crítica hacia los movimientos LGTB+, "no conseguimos en muchas ocasiones que nuestros propios espacios sean seguros para estas personas", lamenta. 

 

Comenta que en la Universidad de Salamanca (USAL) han conseguido avanzar. Ahora, sin necesidad de tener que tener tus documentos legales cambiados, como por ejemplo el DNI, "puedes solicitar que se refieran a ti por tu nombre de uso común, no el del DNI. No han cumplido con los plazos y esto se convirtió en una situación violenta", pero ahora ya es posible e incluso de "forma muy sencilla y accesible". 

 

En lo que se refiere a cirugías, hormonación... "sigue siendo muy complicado". Hasta la asociación llegan personas a las que les gustaría empezar con un proceso de hormonación, "quieren información y nuestra respuesta es que tienes que ir al centro de Atención Primaria para pedir una cita con Psiquiatría y no son personas que tengan ningún problema mental, pero así es el protocolo sanitario en Castilla y León, hay que pasar por la Unidad de Disforia de Género". 

 

Una vez diagnosticados, se les puede derivar al resto de médicos: endocrinos, etcétera y "para nosotros esto es muy incómodo". Les dicen a la gente que acudan a un espacio "tachándolas de enfermas sin serlo", ahonda. "No podemos ofrecerles otra alternativa, no pueden evitar ese trámite", lamenta. 

 

Define el entorno de Salamanca como "hostil y además, de una manera muy discreta", aún queda mucho por hacer. "Yo, a nivel personal, nunca he sido testigo de que se haya insultado o pegado explícitamente a alguien. Indirectamente veo agresiones constantes, vas con una mascarilla arcoíris y hay dos personas que se te quedan mirando, otros murmullan e incluso tienes que escuchar: 'mira ese que pintas tiene'". 

 

Por ello desde Iguales colocan cada sábado una mesa informativa en la Plaza del Liceo, "es un sitio de paso, tenemos una acogida muy positiva, pero a otros esto no les parece tan bien. Salamanca es una ciudad muy conservadora, con mucha cultura religiosa y esto también complica, creo que la Universidad aporta mucho, permite que se renueve el contexto social y cultural". 

 

Hasta la asociación llegan algunas quejas, "entendemos que para muchas personas la Policía sigue siendo un entorno en el que no confían mucho. Si yo sufro un delito de odio tengo que denunciarlo pero no se sienten cómodos". Antes de la pandemia Covid, "era habitual hacer cola en una discoteca y si llevas las uñas pintadas o te das un beso con tu pareja no te dejan entrar... ¿cómo llamo a la Policía para denunciarlo?, me dirán que si he bebido, que si es mentira... hay ciertos condicionantes que se repiten, como también ocurre con la violencia machista, piensas que pierdes la credibilidad". 

 

Considera que tampoco hay "concienciación en diversidad en el entorno sanitario, no hay educación sexual, no hay campañas específicas, los derechos reproductivos de mujeres lesbianas, bisexuales y trans dejan mucho que desear... entonces, ¿se nos considera enfermas?, no, pero tenemos dificultades por falta de información, pero esto no es exclusivo de Castilla y León"

 

Le apena que las "terminologías" que se utilizan diariamente para tratar al colectivo correctamente no se conozcan. Cisgénero, trans, no binario. "Las personas no binarias nos piden que nos refiramos a ellas con género neutro, necesitan sentirse seguras". Si no existe esa educación desde bien pequeños, "seguiremos ofendiendo a aquellos que no se identifican como hombre o mujer, lo neutro". 

 

Pide que las personas trans migrantes tengan las mismas garantías que las trans nacionales, "hablamos de la salud, dignidad y derechos de las personas". La Ley de Transexualidad es de 2007, por ello, "apuestan por un texto íntegro que no deje a nadie atrás, no podemos perder esta oportunidad". 

 

Y es que llevamos meses contemplando con asombro el revuelo que se ha creado en torno a la aprobación en el Congreso de los Diputados de una ley que recoja y ampare los derechos de las personas trans. Por eso, hoy, exigen la "autodeterminación de género, las vidas trans no son opinables"

Comentarios

Desgenerados 21/06/2021 22:33 #1
Ya han exprimido tanto el chiringuito y metido a la juventud la moda de ser gay o lesbiana, y ahora dan un paso más con estas monsergas ¿Que nos cuenten lo que cobra de subvención esta asociación y de donde sale?

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: