Salamanca tendrá sus diez primeros puntos de recarga para coches eléctricos con cinco años de retraso
Tribuna mini Saltar publicidad
Asanz 600x800 file
Cyl dots mini

Salamanca tendrá sus diez primeros puntos de recarga para coches eléctricos con cinco años de retraso

El equipo de Gobierno anuncia los diez primeros puntos públicos de recarga de eléctricos que pondrá una empresa privada. Se prometieron 21 hace cinco años.

El Ayuntamiento de Salamanca ha anunciado la instalación de los diez primeros puntos de recarga para coches eléctricos, un anuncio que ha llegado en el pleno municipal, y del que el equipo de Gobierno no ha dado muchos más detalles: ni lugares ni presupuesto, aunque los pondrá una compañía eléctrica en virtud de un convenio con el consistorio. La medida llega cinco años después de que el alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, anunciara la instalación no de diez, sino de 21 puntos de recarga. Y casi en tiempo de descuento, ya que era un compromiso para 2018.

 

El PSOE, no obstante, pide más. Los socialistas han recordado los varios compromisos que se han repetido en los últimos años sin que se haya hecho nada en esta materia. Exigen que los puntos se pongan ya y que haya un plan de incentivos con ayudas (hasta 40.000 euros de presupuesto) para incorporar taxis eléctricos a la ciudad. El portavoz José Luis Mateos ha ironizado con los puntos "perdidos" por el camino en estos cinco años: de los 21 prometidos a diez, aunque es sólo la primera fase.

 

El anuncio lo ha realizado el teniente de alcalde, Carlos García Carbayo, precisamente el día en el que el PSOE ha llevado una moción para exigir, una vez más, que el equipo de Gobierno del PP despierte y cumpla con los numerosos compromisos adquiridos en esta materia. Porque no es la primera vez que se habla de instalar este tipo de infraestructuras necesarias para incentivar el uso de vehículos eléctricos. Esta misma legislatura se ha hecho en varias ocasiones, e incluso en septiembre de 2017, hace más de un año, se aprobó una moción para poner en marcha la primera red municipal de puntos de recarga.

 

Al menos ahora, coincidiendo con la petición del grupo socialista, el equipo de Gobierno se saca de la manga esos diez primeros puntos de recarga. Cinco se pondrán en superficie, en paradas de taxi, y otros cinco en aparcamientos subterráneos; se consultará a los taxistas sobre las ubicaciones. La obra la pagará el consistorio, pero las instalaciones las pondrá una empresa del sector en virtud de un convenio. Precisamente Iberdrola acaba de anunciar el despliegue de puntos de recarga por todo Castilla y León.

 

 

Salamanca se sube tarde a lo eléctrico

 

En la actualidad, y según datos de Unespa, 3.600 coches 'limpios' (híbridos, híbridos enchufables y eléctricos 100%) ruedan por Salamanca, un 5% del parque de vehículos. Contrasta que, a pesar de ello, Salamanca no tenga ni un solo cargador público instalado. Esta es una materia en la que el Ayuntamiento se ha quedado muy atrás a pesar de los anuncios y las promesas.

 

El plan de movilidad contemplaba 18 puntos de recarga en vías públicas y 36 en aparcamientos públicos, todos gratuitos: no se ha puesto ninguno a día de hoy. La red de cargadores se limita a los de la Usal en facultades y campus y los que tienen hoteles y negocios privados. En junio de 2013, el alcalde presentó el diagnóstico para la difusión e implantación del vehículo electrico en Salamanca. El documento incluía la localización de 21 emplazamientos donde podrían ubicarse estaciones públicas de recarga para este tipo de vehículo. No se ha hecho nada.

 

El pasado septiembre, el pleno de la corporación aprobaba una moción conjunta para estudiar la implantación de una red de puntos de recarga para vehículos particulares y para los eléctricos de la flota municipal. La iniciativa, defendida por el concejal de C's, Fernando Castaño, incluía dos compromisos: el estudio de dónde poner los puntos de recarga y la obligación de hacerlo ya en 2018. Sin embargo, esta medida, incluida en el pacto de presupuestos entre PP y C's, no tiene presupuesto en las cuentas municipales. 

 

Ahora toca decidir dónde se ponen. Contando con los estudios previos del plan de movilidad, será fácil elegir. El centro y los polígonos son candidatos claros. También hay que definir el modelo de acceso de los usuarios. En las ciudades más adelantadas en este tema, la recarga es gratuita al menos los primeros años, y se ha hecho un registro de usuarios que con una tarjeta pueden acceder a las recargas eléctricas. Además, el consistorio podría acceder a las ayudas públicas para la instalación de esta infraestructura.