Salamanca tendrá que explicar en qué estado se encuentran sus nocivas tuberías de fibrocemento

El Procurador del Común pide a los ayuntamientos que sustituyan de manera prioritaria las tuberías de fibrocemento y que vigilen su nivel de degradación por los componentes nocivos con las que están hechas.

El Procurador del Común ha pedido a las administraciones que tomen las medidas necesarias para sustituir "de manera prioritaria" las tuberías de fibrocemento de las redes públicas de distribución de agua potable. En una resolución, se ha pedido también que se identifiquen el estado de estas instalaciones y su posible nivel de degradación, con planes específicos para su retirada, evaluados conforme a la normativa de salud laboral y prevención de riesgo aplicable en este tipo de intervenciones.

 

Esto va a obligar a actuar al Ayuntamiento salmantino, donde el 40% de los aproximadamente 390 kilómetros de tuberías de la red de conducción de agua están compuestos por este material que tiene entre sus elementos el amianto. El consistorio tiene previsto un plan de sustitución, pero deberá informar sobre el estado de conservación de su red ya que el agua pasa ahora por conducciones fabricadas en este material que tiene entre sus componentes este elemento tan contaminante.

 

Según señala la Institución, los ayuntamientos y diputaciones de Castilla y León están aceptando esta resolución "de forma unánime" y han mostrado "una especial sensibilidad y compromiso en este tema"; en el caso de Salamanca, hay compromiso de sustitución de buena parte de ellas junto con un sistema para reducir los numerosos reventones.

 

El Procurador del Común inició hace unos meses una actuación de oficio tras las quejas efectuadas por ciudadanos en las que ponían de manifiesto que, en algunas localidades de la Comunidad, aún existen conducciones de agua potable que forman parte del servicio público de abastecimiento y que han sido fabricadas con fibrocemento, por lo que contienen en mayor o menor proporción, fibras de amianto. Se inició la investigación solicitando información a los ayuntamientos de más de 20.000 habitantes, para que indicaran el estado de sus redes y si tenían identificadas aquellas construidas con este material.

 

En España el uso del amianto fue prohibido por Orden del Ministerio de Presidencia de 7 de diciembre de 2001 por la que se traspuso la Directiva comunitaria que prohibía el uso y comercialización de todo tipo de amianto y de los productos que lo contuvieran, estableciendo, respecto del instalado, que estaría permitida su utilización hasta su eliminación o el final de su vida útil.

 

El agua se encuentra íntimamente en contacto con diversos tipos y materiales de construcción desde que es captada en el medioambiente hasta su llegada hasta el grifo del consumidor. En función de una gran cantidad de factores, algunas de estas sustancias pueden ser capaces de "migrar" al agua y por ello el RD 140/2003, de 7 de febrero por el que se establecen los criterios sanitarios del agua de consumo humano establece, en su artículo 14, respecto de los productos de construcción en contacto con el agua que "los productos de construcción que estén en contacto con el agua de consumo, por ellos mismos o por las prácticas de instalación que se utilicen, no transmitirán al agua de consumo humano sustancias o propiedades que contaminen o empeoren su calidad y supongan un riesgo para la salud de la población".

 

Añade la Disposición transitoria primera de esta misma norma que antes del 1 de enero de 2012, se han debido llevar a cabo las reformas y adaptaciones necesarias en las redes de distribución pública o privadas y en las instalaciones interiores de edificios públicos y establecimientos con actividad pública o comercial.