Salamanca sigue con su adaptación para ser más accesible

Operarios trabajando (Foto:F.Rivas)

Unos 40 operarios trabajan para rebajar los bordillos.

El Ayuntamiento de Salamanca ha comenzado a rebajar cerca de 400 bordillos de pasos de peatones de los barrios situados en la margen izquierda del río Tormes, conocidos en la ciudad como trastormesinos.

 

Se trata de una actuación que da continuidad a la que el Ayuntamiento ha impulsado ya en otras vías de la ciudad, entre las que se encuentran varias calles del barrio de San Bernardo, y a la que actualmente está realizando en el barrio de Prosperidad.

 

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, quien ha visitado las mejoras en la accesibilidad que se están llevando a cabo en el barrio de Tejares, concretamente en la intersección de las calles José Cadalso con Jovellanos, ha reiterado que este mandato está siendo “el de la accesibilidad” y que prueba de ello es que en los próximos meses el Ayuntamiento habrá rebajado cerca de 2.200 bordillos de la ciudad, de los que casi 700, más de un 30 por ciento, ya están adaptados.

 

En este sentido, ha subrayado la sensibilidad del Ayuntamiento respecto a la eliminación de todo tipo de barreras urbanas que dificulten la movilidad de las personas con alguna discapacidad o quienes porten carritos de bebé o de la compra.

 

El alcalde de Salamanca ha destacado que las obras de rebaje de bordillos en los pasos peatones de los barrios situados en la margen izquierda del río Tormes las están realizando 40 personas que estaban desempleadas.

 

Se trata de personal que forma parte del Programa de Desempleo de la Junta de Castilla y León y cuya contratación se extenderá hasta el mes de marzo, ha explicado.

 

OTRAS ACTUACIONES

 

En concreto, además de en Tejares, los 40 trabajadores actuarán en los bordillos de los pasos de peatones de diferentes calles de los barrios de Buenos Aires, Tejares, Los Alcaldes, Chamberí, Vistahermosa, Salas Bajas, Arrabal, Teso de la Feria, La Vega y San José. El presupuesto de estas intervenciones asciende a más de 366.000 euros.

 

Estas actuaciones se suman a otras para “una ciudad más accesible y con menos obstáculos” como, por ejemplo, en Jesús Arambarri o en la carretera de Aldealengua.

 

También, en aceras que eran de reducidas dimensiones, estrechas o peligrosas, caso, entre otras, de la calle La Avena, Méndez Núñez y San Andrés, La Estrecha, Rodríguez Hernández, La Luz o calle Serranos; y la incorporación de rampas para evitar escaleras en la calle Victoria, en los entornos de la Catedral, en el acceso a la sede de Asprodes en la calle Ignacio Ellacuría o en el acceso a la pasarela Vialia.