Salamanca 'se va de puente' con más incidencia que hace un año y el consejo de hacerse test para ver a la familia
Cyl dots mini

Salamanca 'se va de puente' con más incidencia que hace un año y el consejo de hacerse test para ver a la familia

Encendido luces de Navidad en Salamanca

El Hospital sigue estable, pero la incidencia ha subido 120 puntos en una semana y tiende al alza

La pandemia inicia este sábado su prueba de fuego, la del puente de diciembre, en una situación inquietante. El aumento de casos, paulatino hasta ahora, sigue cogiendo velocidad y la incidencia ha subido de manera notable, pero todavía no se traslada a la situación del Hospital. Con todo, las autoridades no hacen más que pedir prudencia, mantener las medidas básicas (mascarilla, ventilación, geles) y una cosa nueva, evitar en la medida de lo posible las reuniones o hacerse test antes. Y la presencia de Ómicron, todavía en fase inicial, no hace sino invitar a la precaución en unos días con muchas reuniones familiares y sociales y en los que Salamanca va a estar 'a tope'.

 

En datos, la situación de Salamanca es la siguiente. La provincia está en el nivel alto de incidencia, el segundo de la escala, tras una importante escalada de la incidencia protagonizada en los últimos días y con la hospitalización por encima de 30 ingresados con la enfermedad del coronavirus: es el dato más positivo dado que se mantiene estable. La incidencia a 14 días es de 311 y ha subido 120 puntos de viernes a viernes, cuando ha ingresado en ese nivel; la tendencia es al alza. Y hay un dato llamativo: hace un año no llegaba a 280 y estaba por debajo.

 

Entonces, la incidencia a 14 días era el indicador de referencia y estaba en el máximo nivel de riesgo, fijado entonces por encima de 250. Hoy, con una cifra mayor, el riesgo está un escalón por debajo tras el cambio de umbrales del 'semáforo', lo que no deja de ser 'hacerse trampas' ya que los contagios están por encima. No obstante, hace un año estábamos de bajada de la ola de septiembre, lo que acabó siendo la perdición: se llegó tan bien de datos a las fechas previas a la Navidad que no hubo medidas nacionales y faltó mucha cautela individual. Todos sabemos cómo acabó aquello: con una gran ola de contagios y fallecimientos de los que la vacuna, que se empezaba a poner, no pudo protegernos.

 

Ahora la situación es diferente. El 90% de la población de la provincia está vacunada, muchos ya van a por la tercera dosis, y lo que más pesa en el semáforo es la ocupación hospitalaria: por eso se han flexibilizado los datos de incidencia aunque hay que estar vigilantes porque va hacia arriba. El Hospital de Salamanca es por ahora un seguro de vida, con 31 pacientes (28 en planta y tres en UCI), un nivel bajo y aparentemente controlado aunque en los últimos días ha rebotado hacia arriba.

 

Con esta situación y los precedentes de hace un año, las autoridades sanitarias han incrementado las llamadas a la prudencia porque por ahora no hay obligaciones ni restricciones, pero son advertencias serias. De entrada, se pide recurrir a las medidas básicas, entre ellas, la mascarilla, la ventilación y el lavado de manos; el tapabocas es esencial en interiores, donde todavía es obligatorio, y muy especialmente en lugares concurridos o donde vayamos a permanecer mucho tiempo.

 

Pero la Junta ha ido más allá y recomienda hacerse un test de antígenos antes de participar este puente o las próximas navidades en cenas sociales o familiares, como medida de prevención para detectar contagios entre vacunados o cuando tenemos síntomas. "Es una buena recomendación hacerse un test de antígenos cuando uno va a participar en una cena familiar", ha concretado el vicepresidente que cree que sería conveniente en caso de tener síntomas. En todo caso, pide que limitemos el número de personas en estos actos o que las hagamos exclusivamente con nuestro círculo habitual.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: