Salamanca se queda sin lentejas...

La sequía ha reducido a la insignificancia la cosecha de Lenteja de la Armuña en Salamanca y para abastecer en solo una parte al mercado, el Consejo Regulador 'tirará' del stock de mercancía de la pasada campaña.

“Lentejas no habrá ni para sembrar, menos para comer”... ésa fue una de las reflexiones de los agricultores en la celebración semanal de la Lonja de Salamanca este 12 de agosto, para dejar claro que la sequía había arrasado con toda la producción.

 

Así lo ha corroborado también el director técnico de la asociación Legumbres de Calidad, Nicolás Armenteros, quien ha destacado las malas producciones de la Lenteja de la Armuña y el Garbanzo Pedrosillano, como consecuencia de la sequía, al igual que ocurrió en el ejercicio 2017.

 

De este modo, Armenteros dijo que el sector ha regresado atrás en el tiempo "y vivimos una situación similar a la de hace dos años. La cosecha de 2019 ha sido muy mala, hablamos de una cuarta parte de un año normal, con producciones que se han quedado en 200 kilogramos por hectárea, cuando la media es de 850 kilos".

 

A este hecho hay que sumarle que si un agricultor necesita 150 kilogramos para la siempre, la producción por hectárea que se podrá comercializar será solo de 50 kilogramos. "Por suerte, existe un stock de lenteja de la campana de 2018, que es la que vamos a sacar al mercado, con la poca que ha habido en el presente ejercicio. Contamos con cerca de 150 toneladas almacenadas y si le sumamos todo lo de esta campaña, quizá podamos comercializar 350 toneladas, que no abastecerán al mercado, ni mucho menos". Este dato se refiere a solo un tercio de la producción media de una campaña "normal".

 

Ante esta situación, ¿qué ocurrirá con el precio de esta legumbre? "Ya en 2017 se quedó sin cotización y no sería nada raro que ocurriese lo mismo, pero no soy adivino y no se puede saber. Debemos esperar a ver qué es lo que ocurre. Ahí nosotros no entramos, porque el Consejo Regulador está para certificar el producto y decir cuál vale y cuál no, en el precio no entramos".

 

No en vano, y dada la baja producción existente, la venta directa del producto al consumidor es otra de las opciones, por lo que los precios pueden variar. "No es lo mismo comprar 5.000 kilos una industria que tres un particular", aseguró Armenteros.

 

Por otro lado, la situación del Garbanzo Pedrosillano es similar a la de la lenteja en resultado, pero no en el contexto. Y es que pese a contar con producciones de 300 kilos por hectárea (la media es de 900 en un año normal), es cierto que "el año pasado sí hubo mucha producción en los ámbitos nacional e internacional y a lo mejor por eso el mercado no lo notará tanto", concluyó.

 

En la sesión de la Lonja de este 12 de agosto, algunos agricultores hablaron sobre operaciones que oscilaron entre los 500 o 600 euros por tonelada, similar al pasado ejercicio.

Comentarios

ACCIONREACCION 14/08/2019 13:11 #1
HABRÁ QUE IMPORTARLAS

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: