Salamanca se come el hornazo sin tener que mirar al cielo

Los salmantinos se comen el hornazo en el Puente Romano (Foto: T. Navarro)
Ver album

Cientos de salmantinos se encuentran ya en La Aldehuela, Paseo Fluvial y Puente Romano para disfrutar de una de las tradiciones más antiguas de la capital.

Llegó el Lunes de Aguas, una fecha que cada año reúne a miles de salmantinos entorno a un buen hornazo en el campo, sin faltar la buena compañía de amistades o familiares. Pero no es sólo este el manjar que se degusta hoy en cada uno de los lugares a los que se acude a disfrutar, la gente porta también tortillas de patata, embutidos, empanadas, dulces, otros productos de repostería, y un sinfín de alimentos, acompañados por distintas bebidas que sin duda animarán a más de uno.

 

 

Muchas personas acuden a diferentes espacios naturales de pueblos, otros muchos se quedan en la ciudad. Las zonas verdes que cuentan con mayor afluencia de público son: los entornos de la Aldehuela, (aunque desde primeras horas de la mañana la Policía Local desvía a los salmantinos a la parte trasera); el monte de utilidad pública ;la zona de los chiringuitos; la zona situada junto a la potabilizadora; los Jerónimos; el paseo Fluvial; los parques Miguel Delibes y Elio Antonio de Nebrija; junto a Salas Bajas; la zona del Arroyo del Zurguén; y Huerta Otea.

 

La historia

 

Cada año, hoy, el primer lunes después de la semana de Pascua de Resurrección, se repite esta emblemática tradición. Una fiesta cuyo origen dicen tiene que ver con la ciudad de estudiantes y con el jolgorio que rodea la vida de los jóvenes en edad académica. Así, se dice que tal día como hoy los estudiantes cruzaban el río Tormes con barcas llenas de ramas y adornos florales para devolver a las prostitutas al otro lado del río salmantino.

 

Hoy, aquella historia ha quedado en el anecdotario, porque el significado de esta fiesta permanece como un día de reunión, se sale a comer al campo, disfrutar del entorno natural y la buena compañía. 

 

Noticias relacionadas