Salamanca se asoma a restricciones en grado máximo por la incidencia de la capital y el nuevo 'semáforo' Covid
Cyl dots mini

Salamanca se asoma a restricciones en grado máximo por la incidencia de la capital y el nuevo 'semáforo' Covid

Los datos de la capital, disparados, van a clasificar el municipio en el nivel más alto de restricciones justo el día en que la Junta anuncia nuevas medidas.

Semana decisiva para Salamanca, y para toda Castilla y León, que se asoman a unas restricciones en grado máximo si nada lo remedia. Y los datos confirman que la situación de la capital, uno de los municipios más golpeados por la segunda ola de contagios, y también la situación de la provincia obligarán a tomar medidas. El motivo: que el 'semáforo' Covid que entra en vigor va a estar en rojo para Salamanca.

 

Las cifras con las que Salamanca se presenta a esta semana clave son las peores posibles. La incidencia acumulada sigue creciendo en la capital y buena parte de la provincia, con más de 200 enfermos en el Hospital y la mitad de las camas de UCI con enfermos Covid. Este lunes, otros 230 nuevos contagios y dos fallecidos en el Clínico. El barrio más universitario sigue rondando los 2.500 contagios por 100.000 habitantes, multiplicando por diez el umbral que marca el 'semáforo' Covid para incluir un territorio en la alerta extrema. Todos los barrios de la capital están por encima de ese nivel y muchas zonas de la provincia presentan datos preocupantes, como Guijuelo, Peñaranda o el récord de Aldeadávila de la Ribera.

 

Con este panorama, la entrada en vigor hoy en Castilla y León del 'semáforo' Covid obliga a clasificar a Salamanca al completo en el mayor nivel de riesgo. Veremos en qué se traduce eso, aunque está previsto que hoy mismo la Junta pueda anunciar nuevas medidas con los confinamientos de algún tipo y el cierre de actividades como principales objetivos.

 

Los datos son malos desde hace semanas, en realidad, casi desde septiembre, cuando la ciudad ya estuvo bajo restricciones importantes a la vida social. Desde entonces ha sido norma limitar reuniones, aforos, terrazas... Pero nada ha surtido efecto, tampoco del breve confinamiento perimetral de la ciudad ni el toque de queda. Ahora llega este nuevo escenario, el de los 'semáforos', el quinto marco por el que se ha regido Salamanca si contamos también las escasas semanas de 'nueva normalidad'.

Noticias relacionadas