Salamanca se adapta pero no se resigna y celebra en el campo un Lunes de Aguas que estrena título
Cyl dots mini

Salamanca se adapta pero no se resigna y celebra en el campo un Lunes de Aguas que estrena título

Con mascarillas, de cuatro en cuatro (o al menos que lo parezca) y sin las masivas aglomeraciones de antaño pero fiel al hornazo, Salamanca celebra su Lunes de Aguas, que este año es por primera vez de Interés Turístico Regional

Salamanca está de Lunes de Aguas. Una celebración particular y este año más todavía por las circunstancias que acarrea la pandemia y las restricciones que le acompañan pero eso no ha evitado que muchos hayan optado por la tradición y hayan cogido rumbo al campo y a las zonas verdes alrededor de la capital para pasar la tarde y disfrutar del típico hornazo. 

 

Por primera vez se ha podido festejar la condición de esta fiesta como de Interés Turístico de Castilla y León tal y como la declaró el gobierno autonómico el pasado mes de diciembre, tras la solicitud tramitada por la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Salamanca. Esta declaración constata que el Lunes de Aguas, fiesta típica de Salamanca, foco de atracción de visitantes que quieren conocer mejor las señas de identidad salmantinas y que pone en valor un producto gastronómico como es el hornazo, cumple con los requisitos exigidos para esta distinción: originalidad de la celebración, tradición popular, valor cultural y antigüedad mínima.

 

 

Y es que ni salmantinos ni las personas que viven en la ciudad se resisten a difrutar de la oportunidad de pasar la tardde entre amigos y familia, disfrutando de las viandas, aunque este año ha tocado hacerlo siguiendo una serie de medidas que a más de uno le ha costado respetar. Y es que mantenerse en grupos de cuatro personas, manteniendo distancias de seguridad y con la mascarilla puesta no es sencillo a diario y menos cuando se está 'de fiesta'.

 

No obstante, y según los primeros partes de la Policía Local a las 17.00 horas, la situación está tranquila, las principales zonas de celebración tienen una afluencia baja y se están observando las medidas. En zonas como La Aldehuela, por ejemplo, ha sido habitual el paso de patrullas de Policía Local y Policía Nacional y todo el monte de uso público tiene carteles recordando las medidas: mascarilla, distancia y en grupos de cuatro.

 

 

La excepción, en zonas como el Puente Romano donde ha empezado a incrementarse la afluencia de personas a partir de primera hora de la tarde y se ha hecho más notable la vigilancia policial para comprobar que se respetan todas las normas sanitarias. Según la Policía Local, los jóvenes, mayoría en esta zona, se han matenido en grupos adecuados en parte por la presencia policial. Hacia las 19.30 horas se incrementó la dotación por el riesgo de mayores aglomeraciones, pero antes de las nueve de la noche ya no quedaba prácticamente nadie.