Salamanca rinde homenaje a Julio Robles en el decimotercer aniversario de su muerte

Junto a la escultura del matador en las inmediaciones de La Glorieta.

La figura de Julio Robles ha recibido el tradicional homenaje que la ciudad de Salamanca brinda al matador de toros cada año coincidiendo con los días en que se celebra el aniversario de su fallecimiento.

 

El acto de homenaje tuvo lugar una vez más junto a la estatua que recuerda al diestro a las puertas de la plaza de toros de La Glorieta, obra del artista Salvador Amaya, y que se encuentra junto a las de Pedro Gutiérrez Moya 'El Niño de la Capea' y Santiago Martín 'El Viti'.

 

Como en años anteriores, antes del inicio del acto, la Banda Municipal de Música interpretó seis pasodobles taurinos: “Domingo Ortega”, “Recordando a un amigo”, “Agüero”, “El Tío Caniyitas”, “Vicente Ruiz El Soro” y “Compás de Verónicas” en memoria al matador de toros. Tras depositar un ramo de flores a los pies de su estatua, la Banda interpretó “El Arte en el cielo”, balada para trompeta dedicada al matador de toros.

 

El cierre del homenaje lo pondrán las notas del pasodoble “A la memoria de Julio Robles”, de Rafael González de Alonso.

 

NACIDO EN ÁVILA

 

Robles nació en Fontiveros (Ávila) el 4 de diciembre de 1951, aunque es considerado un torero de Salamanca, donde vivió y regentó una ganadería. Robles, que desde muy temprana edad estuvo en contacto con el campo charro, se vistió por primera vez de luces el 28 de agosto de 1968 en Villavieja de Yeltes. Debutó con picadores el 10 de mayo de 1970, en la Plaza de Lérida, e hizo su presentación en Madrid el 10 de junio de 1972 junto a Angelete y al también torero salmantino El Niño de la Capea con toros de Juan Pedro Domecq.

 

A lo largo de su trayectoria consiguió tres Puertas Grandes en la plaza de toros de Las Ventas (1983, 1985 y 1989). El 13 de agosto de 1990, después de torear en Pamplona y en Santander, resultó gravemente herido al ser volteado por un toro de Cayetano Muñoz, de nombre “Timador” en la plaza francesa de Béziers. Sufrió un traumatismo del raquis cervical entre la quinta y la sexta vértebra, que le provocó la tetraplejia.

 

El matador falleció el domingo 14 de enero de 2001 en la clínica de la Santísima Trinidad de Salamanca a los 49 años de edad. Había sido operado de urgencia apenas veinticuatro horas antes, a causa de una perforación intestinal.