Salamanca repliega las terrazas de la calzada pero no cambia de planes: las peatonalizaciones del Covid se quedan
Cyl dots mini

Salamanca repliega las terrazas de la calzada pero no cambia de planes: las peatonalizaciones del Covid se quedan

Plaza Poeta Iglesias.

El cierre de bares y restaurantes devuelve coches y plazas de aparcamiento, pero los planes se mantienen: volver a utilizar espacio para terrazas extendidas y, en el futuro, peatonalizar las calles que cambiaron su fisonomía por el Covid.

Salamanca ha decidido dar marcha atrás de manera temporal a las peatonalizaciones implantadas en mayo en la ciudad para adaptarse a la nueva realidad, que implicaba aumento de espacio para mantener la distancia de seguridad y compaginarlo con la modalidad extendida de terrazas en aceras y calzadas para ayudar a la hostelería. La medida es transitoria y está forzada por el cierre de la hosteleria, pero el objetivo es volver a retomarla en cuanto vuelvan a abrir, y mantener la idea de futuro de que muchas de estas 'peatonalizaciones Covid' sean definitivas.

 

La media supone que cerca de 490 plazas de aparcamiento suprimidas para dejar sitio a terrazas que respetaran las distancias volverán a estar disponibles para el aparcamiento en las calles Van Dyck, plaza del Oeste, plaza de San Juan Bautista y Parque de Garrido. Y que además volverán a rodar vehículos por ellas, como ocurrió con las calles Ancha, María Auxiliadora y Veracruz, que se peatonalizaron en su día, y que ya estaban abiertas al tráfico.

 

Sin embargo, la situación planteada con el cierre de la hostelería no cambia los planes del consistorio que pasan por una peatonalización definitiva para que muchas calles adopten el formato obligado por el Covid. Esa era la intención en mayo y se mantiene.

 

El cierre de toda la hostelería como medida contra los contagios de Covid es algo temporal, y por ahora se prolongará 14 días. Sin embargo, los planes del Ayuntamiento de Salamanca pasan por volver a aplicar el plan extraordinario de movilidad que aprobó en mayo. Según ha explicado, tanto las plazas de aparcamiento que vuelven a su uso habitual como las calles que en las que se retomará el tráfico a partir de hoy, volverán a la situación actual, recogida en el Plan de Movilidad Transitorio, vigente desde finales del mes de mayo.

 

Peatonalizaciones pendientes

La peatonalización provisional por el coronavirus ha supuesto una oportunidad, la de poner en marcha el plan de movilidad previsto desde 2013 con numerosas calles que pasarían a ser de los viandantes, pero que siete años después casi no se había ejecutado. La situación extraordinaria ha activado peatonalizaciones que estaban sin hacer, pero es que además muchas podrían quedarse de manera permanente en su nuevo formato.

 

A estas alturas se puede dar por seguro que muchas se quedarán. La lista de las que ahora serán dominio de peatones y terrazas, y que estaban en el plan de movilidad, es larga. El trayecto desde Correhuela a Íscar Peyra; la derivación hacia San Pablo y esta propia calle; el entorno de la Plaza de la Fuente; la calle Ancha y su acceso por Vaguada de la Palma o el último tramo de Pozo Amarillo figuran en los planes de futuro de la peatonalización, planes que ya deberían ser presente.

 

De ellas, la peatonalización de calle Ancha ya está proyectada y puede ser la primera que se haga. Toda la ronda desde plaza de la Merced a Tentenecio está en la misma situación, pero con el añadido de que es plataforma única; en breve la zona estrenará centro de recepción de turistas y dársenas de autocares, razón de más. Y otra casi segura es plaza de Los Bandos si se hace el proyecto para dejar sin tráfico sus laterales. 

 

En cuanto al resto, dependerán mucho de lo que dure la situación excepcional, no solo por las indicaciones de distancia de social, sino por lo que tarde en recuperarse la actividad de calles muy turísticas. Lo que ocurra con Poeta Iglesias, plaza del peso, Corrillo, Íscar Peyra... Dependerá de cuanto se prolongue la extensión de terrazas: si se mantiene en el futuro, y esa es la idea mientras no se recupere la 'nueva normalidad', serán peatonales.

 

El trayecto que permite cruzar el centro histórico desde el Mercado Central por las calles Quintana, Juan del Rey, Prado e Íscar Peyra (con plataforma única vehículos/peatones, pero por todavía se puede circular libremente) y su derivación hacia plaza del Peso tiene ligado su futuro a las terrazas. 

 

El trayecto por Correhuela y el tramo final de Pozo Amarillo dependen más de organizar el acceso al Mercado Central. Todo estaba anunciado pero no parecía en los planes futuros a pesar de que el plan termina su vigencia este año.

 

Las que lo tienen más difícil

En cuanto a la zona de Van Dyck, su futuro parece ligado a la situación de pandemia y la extensión de terrazas: puede que esté tiempo así, pero no parece que pueda quedarse en ese formato para siempre. 

 

El pequeño tramo de la plaza del Oeste en el que ya había hecho experiencias sobre el cierre al tráfico tiene más papeles. Si gusta, se quedará.

 

Y difícilmente en otra situación se hubiera cerrado al tráfico el tramo de María Auxiliadora entre avenida Portugal y Plaza España, vigente a partir de este fin de semana, los fines de semana y festivos, algo recomendable dado que es una arteria de paseo hacia el centro muy concurrida. Y el cierre al tráfico de los laterales del parque de Garrido. Estas dos últimas lo tienen más difícil para la continuidad.