Salamanca recuperará el wifi gratis en la Plaza Mayor una década después

Imagen de Salamanca Wifi, el primer sistema de conexión a Internet gratuita del Ayuntamiento.

La ciudad ya tuvo en 2010 en marcha una red de wifi gratis en la Plaza Mayor, la Puerta de Zamora, el parque de La Alamedilla y la plaza de Anaya, pero se desconectó por problemas técnicos y cayó en el olvido.

Las ayudas del proyecto europeo programa WiFi4EU (Wifi para la UE, en inglés), con la que se quieren llevar las conexiones de alta velocidad a entre 6.000 y 8.000 pueblos de todo el espacio europeo, permitirán a Salamanca recuperar un proyecto que puso en marcha hace ya una década y que se cerró con sigilo, el de tener wifi público y gratuito en la Plaza Mayor. Con un presupuesto de 120 millones de euros, el programa ha seleccionado una serie de municipios entre los que está Salamanca para subvencionar la instalación de redes públicas, y ahora se va a concretar con la instalación de varios puntos en la ciudad. Pero no es la primera vez que la monumental plaza tiene su propia red de Internet.

 

Entre 2010 y 2011, el Ayuntamiento estrenó un sistema de wifi gratuito en la Plaza Mayor, la Puerta de Zamora, el parque de La Alamedilla y la plaza de Anaya, que fue el último, estrenado en julio de 2011 ya por el actual alcalde, Alfonso Fernández Mañueco. El sistema se basaba en una plataforma tecnológica desarrollada por el Grupo Inec de Zamora y se alimentaba de energía solar; la base estaba en el parque de La Alamedilla y los puntos de acceso repartidos por los citados emplazamientos estaban ocultos. Contaba con una web del servicio, www.salamancawifi.com, hoy inactiva. 

 

El consistorio presumió de los miles de usuarios alcanzados y en 2014 todavía el entonces concejal de nuevas tecnologías, Daniel Llanos, anunciaba en los medios su expansión a las calles comerciales. Sin embargo, no fue así y el sistema cayó en el olvido y el Ayuntamiento silenció su desconexión

 

El consistorio presumió de los miles de usuarios alcanzados y en 2014 todavía el entonces concejal de nuevas tecnologías, Daniel Llanos, anunciaba en los medios su expansión a las calles comerciales.

 

Al parecer, había problemas legales. Cuando en 2009 hasta 150 localidades anunciaron wifi gratis, la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones empezó a revisar expedientes y a denegar autorizaciones porque los ayuntamientos debían constituirse en operadores para ofrecer este servicio, que no se podía pagar con fondos públicos.

 

Así que el wifi en la Plaza Mayor, Anaya o La Alamedilla pasó a mejor vida. En su lugar, y a petición del PSOE, se extendió el wifi gratuito a sedes municipales: bibliotecas, centros de participación, pabellones e incluso el bus urbano. Las ayudas de la Comisión Europea abrieron la puerta a recuperar el wifi gratuito en las calles, como así será.