Salamanca puede estar fase 3 antes que Madrid: pros y contras del 'sorpasso' en la desescalada
Cyl dots mini

Salamanca puede estar fase 3 antes que Madrid: pros y contras del 'sorpasso' en la desescalada

Madrid renuncia a pasar a fase 3 el lunes y da un poco de tranquilidad a Castilla y León y Salamanca, pero en la comunidad madrileña esperan e l 21 de junio para la libertad total y una posible estampida.

Castilla y León puede adelantar a Madrid y plantarse en fase 3 el próximo lunes, y con ella Salamanca. Solo hace falta que los datos epidemiológicos se mantengan estables hasta este jueves y que el Gobierno, que ha animado a la comunidad a pedir el avance, de su visto bueno antes de que acabe la semana. Porque Madrid ya ha decidido que permanecerá en fase 2 al menos una semana más respetando la duración de la fase, todo lo contrario que Castilla y León, que ha decidido acortarla 'arriesgando'.

 

La noticia tiene pros y contras para Castilla y León. La comunidad no ha ocultado que la proximidad con Madrid y la movilidad económica, laboral y social entre ambas comunidades le ha perjudicado en forma de número abultado de casos. Provincias como Segovia o Salamanca lo han sufrido de manera directa. Si Madrid queda en fase 2, seguiría con importantes restricciones a la movilidad, al menos de manera legal, porque se ha notado un repunte de tarjetas sanitarias desplazadas en mayo desde Madrid a Salamanca, lo que indica que se repite el desplazamiento a segundas residencias o pueblos.

 

Castilla y León tiene miedo a esa movilidad, y precisamente ha indicado que pedirá pasar a fase 3, pero que puede establecer restricciones al ocio y la movilidad en algunas provincias en función de los casos para evitar grandes aglomeraciones que se están viendo y el aumento de desplazamientos.

 

Sin embargo, la decisión de Madrid tiene un efecto que puede ser negativo. Y es que la comunidad madrileña cuenta con que el día 21 de junio decaerá el estado de alarma y que se acabará el sistema de fases, lo que le dará libertad total de acción. Al no poder poner límites a la movilidad desde el final del estado de alarma, se podría producir una estampida en todas direcciones.


"No se ha valorado la posibilidad de pasar a fase 3 por varias razones. En primer lugar, ya hicimos una serie de peticiones al Gobierno de España para flexibilizar esta fase 2, que no han sido atendidas, y en segundo porque a partir del 21 de junio el estado de alarma decaerá y con ello el sistema de fases", ha asegurado el vicepresidente madrileño, Aguado. Además, ha incidido que no se estudiado ninguna medida en concreto para flexibilizar la actual situación.

 

Desde Madrid consideran que lo que tienen que hacer es "estar preparados para sumir de nuevo íntegramente todas las competencias que van a volver a las comunidades autónomas y, a partir de ahí, diseñar un plan para continuar con esa desescalada" para evitar rebrotes y conseguir reactivar la economía. El Ejecutivo regional tendrá que valorar, "seguramente" en el próximo Consejo de Gobierno, "qué nivel de desescalada" ponen marcha, qué sectores pueden seguir abriéndose y cuáles tienen que "esperar un poco más".

Noticias relacionadas