Salamanca proyecta un nuevo gran campus universitario vinculado a la agroalimentación
Cyl dots mini

Salamanca proyecta un nuevo gran campus universitario vinculado a la agroalimentación

Plano de ubicación de las parcelas donde irá el nuevo campus de agroalimentación.

Las nuevas sedes de la facultad de agrarias y del instituto de recursos naturales se localizarán en una nueva ubicación en La Platina. La inversión supera los 21 millones de euros entre terrenos y edificios.

Un nuevo campus especializado en el sector de la agroalimentación para concentrar la formación y la investigación en este importante campo económico. Este es el proyecto que, desde este martes, está sobre la mesa y que apunta al horizonte de 2022 para hacerse realidad. La iniciativa cuenta con el apoyo de todas las instituciones de la ciudad y espera disponer de financiación para ponerse en marcha de manera inmediata. En total, entre los terrenos y los edificios la actuación tiene un valor de 21 millones de euros.

 

Lo que se ha hecho este martes ha sido dar el primer paso de los muchos que quedan por delante. En concreto, se ha procedido a anunciar la cesión de dos parcelas de 10.000 y 17.000 metros cuadrados en el sector de La Platina. Los terrenos son del Ayuntamiento de Salamanca y están junto al cementerio en una zona que tenía que haber acogido prioritariamente construcción residencial y que estaba destinada a ser un nuevo barrio de la capital; sin embargo, el parón de la venta de viviendas ha dejado la zona sin desarrollar, aunque está urbanizada, pero vallada para evitar deterioro. El Ayuntamiento valora los terrenos en siete millones de euros pese a que no había planes para ellos y la cesión ya está en trámite: la de una de las parcelas se decidirá en el próximo pleno.

 

Parcelas donde irán los nuevos edificios en el sector de La Platina.

 

El objetivo es concentrar en una misma zona geográfica dos nuevas sedes de la faculta de Agrarias, que tiene una gran demanda y necesita más instalaciones, y del Irnasa, que hace tiempo que busca sede definitiva. Eso permitirá reunir en un área cercana la formación y docencia y la investigación, permitiendo la transferencia de conocimientos e investiación en un sector clave para la economía salmantina. En la misma zona están próximos el campus Unamuno o dos centros de investigación de primer orden como lo institutos de Neurociencias y Biología.

 

 

Facultad de Ciencias Agrarias y Ambientales

 

En estos terrenos se construirán dos nuevas sedes. Una será la nueva Facultad de Ciencias Agrarias y Ambientales, para la que la Universidad de Salamanca buscaba terrenos hace tiempo, desde 2004. El vicerrector de Economía, Javier González Benito, ha confirmado que había otras alternativas como el Campus de Villamayor o algún espacio que queda en el Campus Unamuno, pero que finalmente irá en La Platina.

 

La Usal todavía no tiene proyecto para el nuevo edificio ni ha iniciado la tramitación; sí se sabe que, además de la zona de educación, necesita invernaderos. A partir de ahora, se procederá a buscar financiación, para lo que se negociará con la Junta. Aunque todo está por definir, desde la universidad aventuran un calendario de 3-4 años y una inversíon que rondará los 7-8 millones de euros, aunque es una aproximación.

 

 

Nueva sede del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología

 

El otro edificio que irá en las parcelas de La Platina será la nueva sede del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología (Irnasa) dependiente del CSIC. Este proyecto está algo más definido, según ha explicado la presidenta de Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Rosa Menéndez. El Irnasa está actualmente en un edificio que es propiedad de la Diputación y que es insuficiente para sus necesidades.

 

Según su directora, el proyecto es algo inmediato: de hecho, esta semana se ha empezado la tramitación de las licencias una vez cerrada la cesión de la parcela. El nuevo edificio costará 5,2 millones de euros y la inversión total llegará a los 7 millones con el equipamiento de laboratorios. Las obras pueden estar adjudicadas en 2019 y el eficio estaría terminado y listo para entrar en funcionamiento a finales de 2022.

 

El nuevo centro de investigación, que ya tiene proyecto, dispondrá de: un edificio central para oficinas, salas de conferencias y laboratorios de uso común (de unos 2.600 metros cuadrados en total); un invernadero (de unos 500 metros cuadrados) con zona de almacén de materiales más salas de fitotrones, crecimiento de plantas, cabinas de flujo laminar y zona de limpieza y desinfección de materiales para plantas; una parcela experimental para cultivo de plantas de unos 300 metros cuadrados, para ser usada por varias instituciones.

 

Se completa con un edificio para albergar animales de experimentación con zona de almacén de materiales, laboratorios de bioseguridad BSL2 y BSL3, y zonas de limpieza y desinfección de materiales para microorganismos (de 600 metros cuadrados aproximadamente); una parcela experimental para alojar temporalmente a animales al aire libre (de unos 300 metros cuadrados) y, finalmente, integrará también zonas verdes y vías de acceso.