Salamanca presenta su plan de emergencia adaptado al plan de sequía de la CHD

El nuevo plan de emergencia debe contemplar cuatro posibles escenarios con medidas que se pondrán en marcha en caso de que la CHD decrete la alerta o la emergencia hídrica.

Salamanca ha presentado este martes a la CHD la actualización de sus plan de emergencia ante la sequía, plan requeridos por la Confederación Hidrográfica del Duero. El encuentro, en el que han participado más ayuntamientos, ha permitido orientar el contenido de estos planes, con el fin de ordenar y homogeneizar las actuaciones que han de realizar los ayuntamientos de más de 20.000 habitantes para lograr un uso acorde a periodos de escasez de recursos hídricos, en línea con el Plan Especial de Sequía de esta demarcación que saldrá a información pública próximamente.

 

Así, mientras que el Plan Especial de Sequía Prolongada incluye cuatro situaciones -normalidad, prealerta, alerta y emergencia-, los planes de emergencia municipales deberán contemplar cuatro posibles escenarios con medidas que se pondrán en marcha relacionados con los dos últimos del anterior, en relación a la alerta, emergencia 1 (sequía severa), emergencia 2 (sequía grave) y emergencia 3 (sequía extrema).

 

Por otro, lado, se presta especial atención en su contenido a las infraestructuras operativas, como la captación, almacenamiento, transporte, tratamiento, depósitos y red de distribución; a las de apoyo y, también, a las demandas concretas según los usos: doméstico, institucional, industrial, comercial, pérdidas y posibles emergencias. Los planes contarán, asimismo, con información detallada de los recursos disponibles de manera ordinaria, complementaria, como reserva estratégica o de emergencia, precisando la fuente de procedencia, la autonomía de uso y la función asignada. De esta forma, al estudiar disponibilidad y demanda, será posible fijar los meses de atención del abastecimiento en los peores escenarios.

 

Tanto el Plan Hidrológico Nacional como el vigente de la Cuenca del Duero establecen que los municipios de más de 20.000 habitantes, como responsables del abastecimiento urbano, deben disponer de planes propios de emergencia en situaciones de sequía para lograr una gestión eficaz de los recursos. El presidente ha invitado a los ayuntamientos a realizar sus aportaciones y sugerencias en la revisión del Plan de Sequía de la Cuenca del Duero, al igual que esta mañana en la sesión del Consejo del Agua.