Salamanca pide analizar la calidad del aire de las aulas para decidir sobre la ventilación este invierno
Cyl dots mini

Salamanca pide analizar la calidad del aire de las aulas para decidir sobre la ventilación este invierno

Ventana abierta en un colegio en Salamanca. Foto: A. Santana

El pleno municipal aprueba una moción pidiendo un estudio con medidores de CO2 para comprobar la calidad del aire de las aulas y si hace falta otro tipo de ventilación con filtros o impulsores.

El pleno del Ayuntamiento de Salamanca ha aprobado este viernes de manera conjunta por parte de todos los grupos una moción, impulsada por el PSOE, para iniciar un estudio de la calidad del aire de las aulas en los colegios de la capital que permita saber si la ventilación natural con las ventanas abiertas es eficaz, de cara a tomar decisiones para el posible refuerzo de la ventilación con medios artificiales.

 

Este estudio coincide con lo que ha pedido FEDAMPA a la dirección provincial de Educación, con la instalación de medidores de CO2 para comprobar si el protocolo actual, con ventilación al inicio y final de clases en períodos de 10-15 minutos, es eficaz o hace falta complementarla. La complementación se podría hacer con sistemas forzados o filtros HEPA, pero Educación se ha negado a que las AMPAS de los colegios participen en la adquisición e insiste en que se haga la ventilación con el protocolo actual, es decir, con ventilación natural.

 

La moción aprobada reconoce que esta es la ventilación que recomiendan los expertos, especialmente si es cruzada, pero las bajas temperaturas del invierno suponen algunos inconvenientes para mantenerla. El frío, con ventanas abiertas, será mayor en las aulas y también obligará a un mayor gasto en calefacción, que paga el Ayuntamiento ya que se hace cargo del mantenimiento de los centros públicos.

 

La puesta en marcha de mediciones de los niveles en la concentración de partículas de dióxido de carbono (CO2) suspendidas en el aire en los espacios o estancias interiores de uso público, y los datos que se obtengan de ellas, permitiría determinar cuantitativamente la renovación de aire necesario en ese espacio o estancia y determinar las condiciones necesarias.

 

Estas actuaciones, de manera fácil y con poco coste, ya han sido puestas en marcha por ayuntamientos como el de Ponferrada y Zaragoza, o incluso la Comunidad de Madrid,  donde ya han apostado por la instalación  de medidores de CO2 en espacios cerrados en dependencias públicas y donde ya ha quedado demostrada su utilidad y eficacia.

 

Además de la mejora sanitaria e higiénica que esta iniciativa supone, han explicado desde el Grupo Socialista, el control de niveles de CO2 en espacios interiores o cerrados puede contribuir a mejorar la confianza y la seguridad de la ciudadanía a la hora de acceder a ellos. 

Noticias relacionadas