Salamanca ofrecerá el horario de tarde para las guarderías municipales durante el próximo curso

Sede de la escuela infantil del Ayuntamiento en El Rollo.

La guardería municipal de Pizarrales abrirá el próximo curso por la tarde como primer paso para aplicar la medida a todas las del Ayuntamiento. Se hará a propuesta de Ciudadanos y a modo de ensayo para una posible ampliación de servicios de las escuelas municipales. 

Las guarderías públicas de Salamanca que dependen del ayuntamiento empezarán a ofrecer el próximo curso la apertura de tarde como medida para ampliar los servicios disponibles. Este es uno de los puntos que el grupo municipal Ciudadanos ha introducido en el acuerdo para dar 'luz verde' al presupuesto municipal para este año, que está en proceso de negociación, y que tiene todas las bendiciones para ponerse en marcha.

 

 

El acuerdo para probar con el horario de tarde es total, pero ahora hay que ver el encaje que tiene. La idea es probarlo en la escuela infantil de Pizarrales, que es la única que gestiona directamente el Ayuntamiento de Salamanca; el resto son por concesión. Los técnicos municipales van a analizar si hay algún tipo de limitación normativa de horas de apertura o de permanencia diaria máxima de los niños en el centro. Si no hay impedimento, se ofertará el horario de tarde ya que la ley regional permite introducir servicios adicionales.

 

En la actualidad, el horario de las guarderías infantiles municipales termina, como máximo, a las 17.30 horas. Sin embargo, muchas familias en las que los dos progenitores trabajan en jornada partida salen más tarde de sus trabajos. Ofrecer una cobertura de tarde supondría una opción adicional. El objetivo de la medida es mejorar el servicio que dan las escuelas infantiles a las familias salmantinas, y en el que también se incluyen en la actualidad el servicio de comedor o la posibilidad de los horarios flexibles para la entrada y salida.

 

La oferta de plazas en las guarderías públicas de Salamanca, también en las de titularidad municipal, es una de las principales reclamaciones sociales. En total las cuatro escuelas municipales han recibido el último curso casi 400 solicitudes de nuevo ingreso para las cerca de 250 plazas disponibles, con lo que cerca de 150 niños y niñas de familias salmantinas se quedan sin plaza a la espera de renuncias. El equipo de Gobierno defiende que, al final del proceso de reserva y petición de plazas, no se llegan a cubrir todas las vacantes.

 

Con más de 1.100 nacimientos y más de 5.000 niños de hasta cuatro años de edad empadronados en la ciudad, las poco más de 300 plazas públicas de Educación Infantil ofertadas entre Ayuntamiento y Junta se quedan cortas: tocan a una vacante por cada dieciséis niños. Algunas son absorbidas por la oferta en municipios del alfoz, pero el resto tiene que ir al sector privado. Y más ahora que la Diputación va a cerrar su centro de la capital.

 

La situación no parece que vaya a mejorar. De cara a los próximos seis años, el Ayuntamiento tiene previsto mantener la capacidad actual de las escuelas infantiles. En el nuevo contrato para la gestión de las guarderías se contempla el mismo número de plazas y la ampliación quedaría a decisión de la nueva concesionaria. Las guarderías municipales tienen actualmente unas plazas, de las cuales sólo 255 son vacantes; el resto, están ocupadas por los niños que van subiendo de curso.