Salamanca ocupa el puesto 12 de España en pernoctaciones en el mundo rural

Mogarraz, uno de los pueblos más bellos de la sierra

La provincia cerró el año 2016 con 189.857 pernoctaciones en el mundo rural. Salamanca cuenta con 498 establecimientos con 4.022 plazas y 609 puestos de trabajo creados.

Salamanca es la duodécima provincia de España con mayor número de pernoctaciones en el año 2016. Al menos eso es lo que indican los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), que revela que cerró el ejercicio con 189.857.

 

Así, entre las quince provincias con un mayor número de pernoctaciones en establecimientos rurales durante 2016 se encuentran Ávila (287.842 pernoctaciones y séptimo puesto en el ranking), Segovia (243.880 pernoctaciones y octavo puesto), León (191.893 pernoctaciones y undécimo puesto), Salamanca (189.857 pernoctaciones y duocédimo puesto), Burgos (187.006 pernoctaciones y puesto número trece) y Soria (184.828 pernoctaciones y puesto número catorce).

 

La estancia media en estas seis provincias fue de 2,56; 2,02; 2,17; 2,29; 2,00 y 2,45 días, respectivamente. En cuanto al número de viajeros, los establecimientos rurales de estas provincias recibieron la visita de 112.385, 120.605, 88.232, 82.812, 93.293 y 75.454 personas, respectivamente.

 

En Ávila había abiertos en 2016 un total de 696 establecimientos rurales con un número de plazas estimadas de 5.577 y 899 personas empleadas mientras que Segovia contaba con 422 establecimientos de turismo rural abiertos con capacidad de 3.841 plazas y 601 puestos de trabajo creados.

 

Por su parte, en León había abiertos en 2016 un total de 431 establecimientos rurales con un número de plazas estimadas de 3.507 y 667 personas empleadas y Salamanca tenía 498 establecimientos con 4.022 plazas y 609 puestos de trabajo creados.

 

Por último, Burgos contaba con 370 alojamientos con capacidad para 3.627 plazas y 457 empleados y Soria tenía abiertos 326 establecimientos con 3.001 plazas y 408 personas empleadas en sus establecimientos de turismo rural.

 

Por su parte, los precios de los alojamientos de turismo rural aumentaron un 1,31 por ciento en 2016, frente a un 2,41 por ciento en el resto del país.