Salamanca, más aislada que nunca: una nueva normalidad sin trenes, aviones ni barcos por tiempo indefinido
Cyl dots mini

Salamanca, más aislada que nunca: una nueva normalidad sin trenes, aviones ni barcos por tiempo indefinido

El estado de alarma ha reducido las conexiones de la capital en casi todos los modos de transporte y no hay fecha para recuperar lo perdido. Los usuarios del tren, los más perjudicados.

El estado de alarma obligó a parar todas las comunicaciones para frenar el avance del virus, pero en el post Covid Salamanca no logra recuperar las conexiones que tenía antes del confinamiento. Casi ningún modo de comunicación se libra y a día de hoy ni por tierra, ni por aire y tampoco por vía fluvial la situación ha vuelto a ser la anterior: la nueva normalidad es un mundo sin trenes, aviones o barcos. Y lo peor es que no se sabe por cuánto tiempo.

 

La situación es la siguiente. Más de una semana después del fin del estado de alarma, Salamanca ha perdido más de la mitad de las conexiones ferroviarias que tenía; no recupera los vuelos turísticos a las islas desde Matacán; tampoco han vuelto a llegar barcos por el Duero; y solo se libra la carretera, pero todavía con una merma importante de tráfico.

 

El temor es que la situación se prolongue en el tiempo. Empresas como Renfe, Air Nostrum o Air Europa están entre las que más han sufrido el parón del transporte y son las encargadas de volver a la carga. La operadora ferroviaria ya ha dicho que se recuperarán las conexiones, pero que será de manera paulatina y siempre y cuando haya demanda.

 

Trenes

El 15 de marzo tras la declaración del estado de alarma se produjo la reducción de servicios ferroviarios, y Salamanca se quedó con el mínimo. Sin embargo, cuando el 21 de junio se reactivó la normalidad, la provincia no recuperó conexiones y todavía no lo ha hecho. No se sabe si estaremos así hasta septiembre. Por el camino, se eliminaron frecuencias a los principales destinos y es muy probable que el tren hotel nocturno a Lisboa no vuelva.

 

En la actualidad se reducen a un Alvia diario de ida y otro de vuelta desde Madrid, cuando tenía cuatro frecuencias por sentido al día; tres frecuencias del media distancia a Madrid; dos trenes diarios a Valladolid, la mitad; y uno a Bilbao y San Sebastián. La conexión con transbordo a Barcelona ha desaparecido. No hay fecha fija para reactivar todo lo que falta.

 

Avión

Tras el estado de alarma, el aeropuerto de Matacán quedó cerrado a los vuelos y solo estaba disponible bajo demanda y para vuelos de emergencias. En la actualidad, tiene reducida su operativa al mínimo, con vuelos estacionales a destinos insulares por parte de dos compañías, Air Nostrum y Air Europa. Ninguna de las dos ha reactivado por ahora los vuelos a Palma de Mallorca, que son los que quedaban.

 

Cruceros

Las compañías que ofrecen cruceros por el Duero desde Oporto, con llegada al puerto fluvial de Vega Terrón, suspendieron las conexiones: España y Portugal han tenido cerradas sus fronteras hasta este miércoles, 1 de julio. La operativa estará cerrada al menos hasta el 15 de julio.

 

Carretera

El único modo de viaje que ya no tiene limitaciones, pero que todavía nota las consecuencias de las restricciones a la movilidad. Durante el estado de alarma el tráfico interprovincial se redujo hasta un 80% y el interprovincial a cifras similares. En los primeros días de la nueva normalidad el volumen de tráfico estaba todavía un 20% por debajo de lo normal. La frontera con Portugal ha estado cerrada hasta este día 1 de julio. Pero el mayor problema es el coste: aunque los carburantes han bajado, el peaje del tramo de autopista para viajar a Madrid subió el 1 de enero y lo seguirá haciendo los próximos años.