Salamanca marca sus peores datos históricos de nacimientos y acentúa sus imparable crisis demográfica

El dato de nacimientos entre enero y junio se queda en 955, el peor de siempre; si la tendencia continúa, cuando acabe 2019 habrán nacido menos de 2.000 salmantinos, la cifra más baja de la historia.

La crisis demográfica de Salamanca parece imparable. Al menos, así se empeñan en demostrarlo los fríos datos que, periódicamente, martillean la provincia con las cifras de nacimientos, defunciones, migración... en definitiva, de pérdida de población y capital humano que castiga a Salamanca. El último dato es el de los nacimientos durante el primer semestre de 2019, que se queda en mínimos.

 

Según las cifras del INE, entre enero y junio se registraron 955 nacimientos en toda la provincia. Es el peor dato de los últimos años y marca una proyección que dejaría a Salamanca por debajo de los 2.000 nacimientos por primera vez desde que hay datos: la estadística actual del INE empezó en 1975.

 

Desde entonces, Salamanca ha ido perdiendo paulatinamente nacimientos. Empezó con casi 5.000 en aquel 1975 y ahora, casi 45 años después, está camino de un 40% de reducción. Los 955 registrados entre enero y junio indican que se puede acabar el año por debajo de los 2.000, cifra que nunca se ha rebajado. El nivel de los 4.000 nacimientos/año se perdió en 1984; el de los 3.000 cayó en el año olímpico 1992; y el de los 2.000 se lleva bordeando desde 2017, y parece que caerá a finales de año.

Noticias relacionadas