Salamanca levantada: las obras llegan al desastroso pavimento de la Plaza Mayor y sus soportales

Pavimento levantado en la Plaza Mayor para un estudio previo del estado de su pavimento.

El Ayuntamiento de Salamanca inicia al fin este miércoles los trabajos de reparación de las losas de la Plaza Mayor, adjudicados hace meses.

El Ayuntamiento de Salamanca inicia este miércoles, 27 de junio, los trabajos previos de reparación de las losas de la Plaza Mayor que se realizarán por fases para causar las mínimas molestias a los transeúntes, vecinos y hosteleros, y teniendo en cuenta las distintas actividades que se puedan desarrollar en este espacio a medida que se ejecutan. La actuación estaba en el tintero desde el pasado mes de septiembre, cuando se licitaron las obras, y hace mucho tiempo que el desastroso estado del pavimento de la plaza pedía a gritos una reparación.

 

El proyecto de reparación de juntas y nivelación de losas de la Plaza Mayor está destinado a fijar todas las losas existentes así como la recolocación de las que se encuentran hundidas o rotas. De este modo se limitan además las filtraciones de agua a través de las juntas que acaban erosionándolas y afectando a su fijación. La actuación, que afecta a 8.097 metros cuadrados, cuenta con un presupuesto de 238.853 euros.

 

El estado del pavimento de la Plaza Mayor no es ni mucho menos presentable. El objetivo es ejecutar la obra durante ocho meses, pero por fases, sin afectar al disfrute del lugar: no se perjudicarán las vistas en ningún momento. Hay que tener en cuenta que la Plaza Mayor está ocupada uno de cada cuatro días del año, y en 2017 llegó al récord de 239 días por la presencia de la escultura de Barceló. Esta presión está afectando a su conservación, aunque el meyor problema es el del tráfico rodado.

 

 

Soportales

 

La debilidad comprobada de numerosas vigas de los soportales de la Plaza Mayor ha obligado a poner en marcha una actuación demorada durante años, casi 30, que son los que han pasado desde la última intervención en esta parte del monumento. Fue en 1989 cuando se hizo la última restauración y limpieza de los soportales, que también afectó a los medallones. Y no se volvió a actuar hasta que en 2016 una de las vigas sufrió desprendimientos y puso en evidencia el estado de estas estructuras.

 

Estos trabajos se suman a los que ya se están realizando en estos momentos para eliminar de las fachadas de la Plaza Mayor las humedades y reparar las rozaduras ocasionadas por vehículos en los arcos de entrada de la calle Toro, Concejo y Prior.