Salamanca inicia una tímida desescalada y mira al lunes para un posible regreso a nivel 3
Cyl dots mini

Salamanca inicia una tímida desescalada y mira al lunes para un posible regreso a nivel 3

Personas en la Plaza Mayor de Salamanca más allá de las 20.00 horas de este martes. Foto: A. Santana

La Junta relaja cierre provincial y asistencia a templos, lo mínimo, pero pide seguir evitando la movilidad y el contacto social. El lunes se evaluará la situación y alguna provincia podría bajar de riesgo y despedirse de algunas restricciones.

Salamanca inicia en breve, este mismo sábado, una tímida desescalada que puede ser el primer paso para una 'relajación' de medidas de más calado que será, si nos atenemos a las declaraciones de la Junta, pausada y muy cauta. Tras alcanzar su pico de restricciones con el cierre de actividad anticipado a las 20.00 horas desde este miércoles, las condiciones epidemiológicas permiten dar pasos hacia limitaciones inferiores de las que hemos tenido en el último mes, aunque sean leves.

 

Los primeros pasos se dan este sábado, cuando se apruebe el final de dos de las medidas en vigor desde el 16 de enero, cuando Castilla y León puso en marcha el toque de queda anticipado de la polémica. Anulado ahora por el Tribunal Supremo, y mientras llega una sentencia definitiva que tardará, para compensar su ausencia se decidió endurecer el cierre de actividades: se cambió toque de queda a las 20.00 horas por cierre de todo lo no esencial a la misma hora.

 

Ahora, la Junta levanta las dos medidas más leves. Como ha reconocido el propio vicepresidente, Francisco Igea, su efecto era mínimo y la decisión de eliminarlas coincide con el discurso regional de una desescalada cauta y muy progresiva. El peso del confinamiento provincial se ha demostrado en el pasado mínimo para frenar la pandemia (aunque ha jugado su papel). Además, Sanidad no deja de pedir que limitemos la movilidad y el contacto social: la permite, pero no la aconseja. Algo parecido ha ocurrido por el límite de 25 personas en templos, muy discutido; se levanta, pero hay nuevas normas para acudir a oficios que no son menos restrictivas.

 

El lunes, nuevas medidas

Eso sera a partir del sábado, pero la provinca mira ya al lunes 22 de febrero. Está anunciado por ese día un consejo de Gobierno extraordinario para decidir sobre las medidas más duras. La premisa sigue siendo la misma, relajar muy poco a poco, pero toca tomar una decisión porque el paquete de medidas de más peso expira el 23 de febrero.

 

El hecho de que haya decisión abre una esperanza a relajar medidas, aunque no va a ser sencillo. Para entonces, y viendo la evolución, es posible que alguna provincia tenga un 'semáforo' con cifras suficientes para bajar a nivel 3 de riesgo, con la reducción de restricciones aparejada. Pero no va a ser fácil.

 

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, ya ha dicho que se evaluarán todos los indicadores, que han pedido al Gobierno criterios conjuntos y que están totalmente de acuerdo con la postura del ministerio, que ha pedido no relajar medidas todavía. Así que el exámen va a ser muy duro: la consejería mirará la incidencia a 14 días, que baja pero lo hace más despacio, y la ocupación en UCI de manera muy especial, pero la evaluación será global.

 

Y, ¿qué es lo que está en juego? Ahora mismo la provincia tiene cerrados interiores de bares y restaurantes, centros comerciales, centros deportivos de interior y salas de juego. Pasar a nivel 3 podría suponer la reapertura del interior de los locales de hostelería y zonas comunes de grandes espacios comerciales.

 

Pocas opciones de bajar

Y, ¿cómo está Salamanca para pasar? ¿Tiene alguna opción? Eso dependerá del semáforo, que avanza a posiciones más favorables, pero que todavía no está del todo favorable. La Junta se va a fijar mucho en la incidencia, pero no a 7 días, sino la más consolidada, la de 14 días, que es la que evoluciona más despacio: se tomó la más inmediata para elevar restricciones y se va a tomar la más segura para levantarlas.

 

En este caso, el umbral exigido es de 250. Salamanca está en más de 400 y, con el ritmo actual, necesitaría 3-4 días más. Puede que no llegue. A 7 días sí se va a cumplir: hay que bajar de 125 y ahora estamos en 133, al borde. La incidencia de mayores de 65 años repite la situación: según el 'semáforo' está cerca de bajar de nivel de riesgo el dato a 7 días y un poco más lejos el de 14. Sí están en buena situación los indicadores de pruebas, con una positividad de menos del 11% y una trazabilidad superior al 70%: ambos indicadores están ya en nivel alto o medio.

 

Lo que ocurre es que los datos de la ocupación hospitalaria son malos, tanto los de la provincia como los de la Comunidad. Salamanca tiene la planta al 23% y las UCI al 43% de ocupación; para bajar de nivel tendrían que estar por debajo de 15 y 25%, respectivamente. La comunidad está al 15% en planta y al 48% en UCI, lo que da alguna esperanza de abrir la mano para bajar niveles, pero la situación de las unidades de críticos va a ser decisiva.

 

En eso Salamanca no lo tiene a favor, sean de dónde sean sus pacientes. La UCI tiene hoy 32 pacientes y casi la mitad son de Covid. Lo peor es que no termina de mejorar: mientras la incidencia baja e incluso la ocupación en planta hospitalaria se reduce, la situación de las unidades de críticos va por un camino mucho más lento. Puede que suficiente para unos días más de restricciones.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: