Salamanca ignora todas las medidas de seguridad vial pese al aumento de atropellos y accidentes

El Ayuntamiento de Salamanca pospone de manera reiterada cualquier plan sobre seguridad vial pese a los reiterados anuncios del alcalde. Fernández Mañueco ha prometido varias veces un plan que lleva en un cajón desde 2012, ignora problemas como la doble fila y no aplica medidas como los caminos escolares.

Hace unos días el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, anunció la pronta aprobación de un plan de seguridad vial para la ciudad. El anuncio se hacía coincidir de manera oportuna con una exposición de la DGT, y sería de aplaudir si no fuera porque el consistorio ha hecho, desde hace años, anuncios muy similares que se han quedado en nada. De hecho, incluso tiene un catálogo de medidas recomendadas por la Policía Local que duerme en un cajón. Y mientras tanto, ignora problemas como los atropellos, la doble fila escolar o la creciente circulación de bicicletas, además de dejar de un lado medidas como los caminos escolares seguros.

 

Este es el resumen de la estrategia de seguridad vial del Ayuntamiento de Salamanca: un plan anunciado una y otra vez y que no se acaba de materializar. De hecho, una cosa es que Fernández Mañueco lo anuncie y otra que el equipo de Gobierno sepa algo de él. En las comisiones informativas, nada de nada: siempre que se pregunta la respuesta es 'pronto', 'estamos trabajando en ello' o 'está casi a punto', fórmulas con las que se ha pospuesto una y otra vez.

 

La última ocasión en la que se ha puesto de manifiesto su falta ha sido esta semana, cuando el PSOE ha denunciado su inexistencia, otro incumplimiento más. De hecho, no es la primera vez que el alcalde promete este plan. Ya lo hizo en noviembre de 2014 en una nueva ola de atropellos y de nuevo lo ha vuelto a hacer este mes cuando se ha vuelto a poner de manifiesto el grave problema que tiene Salamanca con este tipo de siniestros. Desde 2011, los contabilizados han estado siempre por encima del centenar, cifra elevada que no ha 'animado' al consistorio a hacer realidad sus promesas.

 

Pero es que, además, el Ayuntamiento dispone desde 2012 de un documento de trabajo elaborado por la Policía Local. Esta guía de actuaciones por la seguridad vial se remitió incluso a la Fiscalía especial de Tráfico de Salamanca con información como los puntos negros y medidas contra los atropellos. Con este fundamento, no debería haber sido difícil poner en marcha el plan... pero no ha sido así. Muy al contrario, se ha optado por medidas deslabazadas que, además, no atacan algunos de los principales problemas del tráfico.

 

De hecho, cuestiones casi diarias como los atropellos carecen de una estrategia concreta. Lo mismo ocurre con la circulación de la bicicletas, cuyo número se ha multiplicado en las calles de Salamanca sin que la ordenanza de tráfico recoja más que un par de referencias; la Policía Local carece a día de hoy de pautas para actuar.

 

Lo mismo ocurre con los caminos escolares seguros, los trayectos peatonales de acceso a los centros escolares. Esta medida, recomendada por la DGT, ha sido totalmente ignorada en favor de una enorme permisividad con la peligrosa doble fila escolar. De hecho, en noviembre de 2013 el Centro de Educación Vial de la DGT que hay en Salamanca anunció la colaboración con la Policía Local para diseñar estos caminos, pero la propuesta quedó en nada como muchas otras medidas de seguridad vial. Por más que el Ayuntamiento tenga un plan...