Salamanca frena su crecimiento por el empeoramiento del empleo y de la actividad hotelera

(Foto: Chema Díez)

Un estudio llevado a cabo por Caja España-Duero revela que el crecimiento económico de Salamanca fue del 2,6% en 2016, por debajo de la media regional del 2,9%, con una previsión del 2,1% para el año 2017.

La provincia de Salamanca ha registrado uno de los crecimientos más moderados de la actividad económica en el último trimestre de 2016, a tenor de las estimaciones del Indicador Sintético de Caja España-Duero que apuntan a un crecimiento del 2,6% en términos interanuales, inferior al crecimiento del PIB de Castilla y León (2,9%), si bien estas tasas no son estrictamente comparables.

 

Este menor avance coincide con un empeoramiento del empleo y de la actividad hotelera en la provincia. Para el conjunto de 2016, la estimación de crecimiento ha sido del 2,8% (3,2% en Castilla y León), situándose en torno al 2,1% la previsión para 2017 (2,3% en la región). El número de ocupados en la provincia ha descendido un 7,0% en el cuarto trimestre de 2016 respecto al mismo periodo del año anterior, el único descenso de la región, donde en promedio se ha incrementado un 3,1%.

 

De este modo, se acumulan tres trimestres de descensos, lo que ha generado una caída del empleo en el promedio del año del 4,8%. Este retroceso del número de ocupados en el último trimestre del año se ha debido al descenso estimado en todos los sectores productivos, siendo más acusado en el caso de la construcción (-34,4%), donde el número de activos ha descendido un 28,3%.

 

Asimismo, Salamanca ha sido la única provincia de Castilla y León donde se ha reducido el empleo en el sector industrial (-1,1%). Por su parte, el número de parados en la provincia ha caído un 4,0%, lo que unido al descenso de la población activa (-6,6%) ha generado un moderado aumento de la tasa de paro del 0,4% el único aumento de la región.

 

En consecuencia, Salamanca ha registrado un aumento de la población inactiva del 6,8% (-0,8% en Castilla y León) debido al aumento generalizado en todas las situaciones de inactividad, si bien la mayor tasa relativa se ha estimado entre los estudiantes (23,8%). En cuanto a las relaciones comerciales con el exterior, el valor de las exportaciones de bienes en la provincia ha ascendido a 715,7 millones de euros en 2016, lo que supone un descenso del 22,1% respecto a 2015, frente al aumento registrado en el conjunto de Castilla y León (9,1%), disminuyendo, igualmente, en términos reales (-21,3%).

 

Por productos, esta negativa trayectoria se ha debido, principalmente, al descenso de las exportaciones de alimentos (-3,3%) y bienes de equipo (-46,3%), ambas con un peso en torno al 30% sobre el total de ventas al exterior. De igual modo, las importaciones se han contraído un 18,1%, mientras que en Castilla y León han crecido un 1,6%. Por el contrario, la demanda interna ha mostrado una evolución más favorable en el conjunto del año, como refl eja la matriculación de turismos (7.536 en 2016), que ha crecido un 3,4% respecto a 2015 (8,5% en Castilla y León), aunque se ha moderado la tasa respecto a los tres años anteriores, siendo más acusado el aumento relativo de la matriculación de vehículos de carga (9,1%, similar a la tasa del conjunto de la región), con 902 vehículos matriculados en el conjunto de 2016.

 

Por otro lado, la demanda turística hotelera ha mostrado cierto estancamiento en 2016, con un moderado aumento de los viajeros alojados en establecimientos hoteleros de la provincia del 1,3%, mientras que las pernoctaciones han descendido un 0,5% en 2016, por la caída de las de viajeros residentes en España (-1,1%) mientras que las de extranjeros han aumentado un 1,4%. Desde la óptica de la oferta hotelera, tanto las plazas estimadas como el número de establecimientos han descendido en 2016 (-4,9% y -3,2%, respectivamente).

 

Más positivos han sido los datos referentes a inversión pública, ya que la licitación oficial en la provincia (67,1 millones de euros en 2016) ha aumentado un 47,9% respecto a 2015, unos 21,7 millones de euros más en términos absolutos. Este crecimiento se ha debido al avance registrado tanto en obra civil (13,5%, 37,5 millones de euros), como en edificación, cuyo importe supera en 2,4 veces el valor contabilizado en 2015, hasta los 29,6 millones de euros.

 

Respecto a la actividad inmobiliaria, y según la Estadística de Transmisiones de Derechos de la Propiedad del INE, en 2016 se han contabilizado en la provincia 2.241 compraventas Salamanca 85 de viviendas, un 7,7% más que en 2015, por el aumento de las operaciones de vivienda nueva y usada (7,5% y 7,8%, respectivamente). Esta mejora de la demanda inmobiliaria se ha refl ejado en la concesión de hipotecas sobre viviendas, que han aumentado un 16,5% en 2016 respecto al año anterior, acumulando 1.643 hipotecas, con un importe total suscrito de 142,9 millones de euros (un 16,3% más que en 2015).