Salamanca estrena un plan global de seguridad vial en los colegios para la 'vuelta al cole'

Un señal avisa de la presencia de escolares cerca de un colegio de Salamanca.

Ayuntamiento y Policía Local han analizado la situación de cada colegio en materia de seguridad vial. Se blindan los entornos con límite 30 y más señalización, hay más radares, vallas, pasos de peatones...

Este día 10 de septiembre arranca en Salamanca el curso escolar 2019/2020. Miles de alumnos vuelven a las aulas en alguno de los numerosos colegios del municipio, todo un desafío para el tráfico de la ciudad que nota la 'vuelta al cole' en forma de aumento de la circulación y aglomeraciones en las cercancías de los centros escolares. Este es uno de los grandes retos de la seguridad vial en Salamanca, que lidia con el problema endémico de la doble fila escolar y los riesgos que genera. Para contrarrestarlos, el Ayuntamiento de Salamanca ha analizado por primera vez cada colegio de la ciuda para tomar medidas correctoras.

 

Desde hace años se han producido intentos por dotar a los entornos escolares de más seguridad vial, aunque limitados a medidas muy genéricas como pasos de peatones y semáforos. No se aplica exactamente el concepto más aceptado en materia de seguridad vial escolar, el de los caminos escolares seguros, pero al fin se dan pasos. La novedad este curso es la extensión de las medidas de seguridad vial específicas para los colegios de Salamanca para crear un programa global.

 

Es cierto que este término, caminos escolares seguros, se refiere a itinerarios de acceso a pie, pero la DGT incluye medidas para reducir los riesgos, como prohibir el aparcamiento a la puerta de los centros escolares, reducir velocidad del tráfico o poner Policía Local en todos los colegios. Y van a seguir faltando esta red de itinerarios seguros que, en buena medida, depende de la implicación de los colegios. Sigue siendo una asignatura pendiente, pero se ha decidido avanzar en materia de ordenación de tráfico específica.

 

Mientras se concreta, se han tomado medidas que el Ayuntamiento de Salamanca califica en el primer informe municipal sobre la materia como suficientes para que con el respeto de las normas de circulación se acceda con seguridad a todos y cada uno de los colegios de la ciudad. Esas medidas son mezcla de algunas ya tomadas, de la nueva urbanización de algunas calles y, esta es la novedad, de un estudio pormenorizado de la situación en cada colegio.

 

De manera gobal, se ha limitado la velocidad a 30 kilómetros por hora en las calles que perimetran todos los centros educativos de Primaria y Secundaria con señalización vertical y horizontal, reforzada con señales que advierten de la presencia de escolares en ese punto. Asimismo, en aquellas ubicaciones donde se ha considerado necesario, se han instalado vallas de canalización peatonal para conducir a los escolares a los pasos de peatones para evitar los cruces indebidos.

 

Además de estas medidas generales, se ha valorado de manera individualizada la situación de los colegios de la ciudad, ya que cada uno de ellos presenta características diferentes, en función de la ubicación, el número de alumnos, la confluencia con otros centros de trabajo... En 22 de ellos se han tomado medidas concretas.

 

Entre ellas, se recurre a medidas de tráfico ya adoptadas en Salamanca. Se trata del acceso organizado y restringido a algunas zonas peatonales, la presencia de radares de velocidad limitados a 30 en zonas escolares, la instalación de vallas o el marcaje de zonas de aparcamiento de autobuses escolares, semáforos con pulsador o pasos de peatones específicos.

 

También hay medidas para facilitar el aparcamiento en la hora de entrada y recogida de los escolares, con los que se trata de poner algo de orden a la doble fila escolar; veremos si sirven para reducir la incidencia de este problema, con el que se ha optado por una tolerancia que no convence a todos los implicados. También se reservan tramos de zona azul para poder estacionar en estas horas de entrada y salida o se aprovechan accesos por calles secundarias para llevar el tráfico a zonas donde afecte menos a la circulación.

 

 

¿Y los caminos escolares seguros?

 

Hace muchos años que Salamanca empezó la carrera para subirse a este proyecto de la DGT, pero por ahora no ha logrado culminarlo. Enoviembre de 2013 se llegaba a un acuerdo para que la Policía Local participara en la elaboración y diseño de caminos escolares seguros en la ciudad con el Centro Superior de Educación Vial de la DGT en Salamanca.

 

Años despuès, en 2017, se elaboró un proyecto piloto de caminos escolares seguros con trazados a pie que se puso en marcha en el CEIP Juan Jaén y en el Colegio Santísima Trinidad y se volvió a realizar en 2018, con tres rutas definidas, tras reuniones con asociaciones de padres y centros escolares por parte de la Policía Local.

 

Según explica el Ayuntamiento, este proyecto, que necesita de la implicación y colaboración por parte de los centros educativos, de las Ampas y voluntarios para recoger a los niños al inicio de los trayectos, está pendiente de que se facilite por parte de los mismos su colaboración al Ayuntamiento. El consistorio está dispuesto a facilitar a los centros educativos y a las Ampas que lo soliciten su asesoramiento para ponerlos en marcha, a fin de poder implantar esta medida.